Coctelera

El Polibromero de El Nacional afirma que “un señor” es propietario de 25,000 traganíqueles. ¿Explicará esto, mi querido Magino, la ausencia de monedas que se observa en todo el país? ¿Será por eso que a usted le cobran hasta un coco de más en sus cuentas aún cuando pocas veces le cobran de menos por la falta del dichoso menudo? Si eso es así, prohibir los jodidos ladrones de un solo brazo, aunque se fastidien los dos de dos, es una verdadera necesidad nacional, sobre todo monetaria…

Me cuentan, viejo corredor, que las reuniones de industriales y comerciantes de altos vuelos, en las discusiones para la vaina esa de la reforma fiscal, tienen un colorido de película. Habrá que suponerlo, pues tradicionalmente las juntas empresariales de este país no son para defender las clases, sino para favorecer una clase dentro de las clases. Por ejemplo, quien fabrica jabón, pues a defender a los jaboneros. Quien produce jamones, a no tolerar que toquen los jamoneros. Y así hasta el fin. Agripino ya debe saber mucho de eso…

Si la televisión penetra el 94.7 por ciento de los hogares dominicanos, ¿no podría el 94.7 por ciento de los hogares dominicanos pagar un par de pesitos por consumo de energía? La pregunta es de un pendejo que paga a las Jode…

Maginito querido, no hemos hablado de eso que dijo el presidente Chávez, de que él gustaría el socialismo para Venezuela, que él es socialista. Total, ¿y eso qué? Cualquier cosa se puede dar en política. ¿Acaso no dijo el doctor Leonel Fernández que sus líderes políticos son Juan Bosch y Vincho Castillo? ¿Cómo compagina usted el pensamiento de izquierda de Bosch con el derechismo de Vincho? Y a propósito, Vincho fue operado de una hernia inguinal en Boston. Felizmente se recupera más bien que Lola. Salud para el viejo amigo…

Ahora tenemos que una gran parte de la juventud perredeísta está dada al diablo por la formación de la directiva de la JRD. Mire, Maginito, eso prueba que no solo son los viejos de los tres partidos “grandotes” los que arman líos y protestas. También hay quejas que proceden de la juventud. Y eso pasa, generalmente, cuando los viejos quieren que los jóvenes sean sus muchachos de mandados y hay jóvenes que se prestan a esas vagabunderías, en vez de dar tolete al por mayor y al detalle… La señora Elene Brinneman es la “especialista” de la embajada de los Estados Unidos para los asuntos judiciales criollitos. Nunca se le aprieta el pecho para referirse a la justicia y mucho menos a casos de corrupción. Son muchas las veces que se ha referido a los denunciados fraudes bancarios, aun cuando eso ha provocado la irritación de determinados sectores. Se le acusa de intervenir en los asuntos dominicanos y ojalá que la intervención solo consista en la verbal. Pero de algo puede usted estar seguro, mi querido Magino, la señora Brinneman no es intermedista de los Reales ni de los Indios. Es una diplomática de carrera. Es nada menos que la directora de la Agencia Internacional para el Desarrollo (AID) y si sus opiniones estuviesen en contradicción con la posición oficial del gobierno de Washington, hace tiempo que le hubieran roto la rabadilla. ¡Es cuanto!…

Puede ser muy ambicioso el plan de rescate de Villa Francisca, con la remodelación de la avenida Duarte y la construcción de parqueos subterráneos, entre otras cosas, puede que eso resulte costoso desde el punto de vista económico. Nadie lo duda. Pero, carajo, algún día había que comenzar. Por eso, nuestro petit respaldo al Cabildo local y al gobierno central por su valor al enfrentar ese problema. No es posible que se siga tolerando ese inmenso arrabal. Que se tolere la total prostitución de un parque tan bello como el de Villa, con una glorieta preciosa, parque hoy repleto de cundangos, de prostitutas, de atracadores y de vagos en todos los órdenes. El crecimiento, necesariamente, no significa asquerosidad, hacinamiento. Todo puede hacerse en regla, sobre todo si hay un gobierno que se respeta y, por tanto, hace que lo respeten. Ahora bien, que todo se haga en orden. Sin excesos. Y con transparencia, como dicen ahora hasta los que cubran con un manto negro su propio techo…

“La mutual Leonel Fernández-Reynaldo Pared pagará cinco centavos por cada peso apostado”. Farmacia Mella… oEl ex coronel Pepe Goico se lamentó por no haber comprado el Mar Caribe con la famosa tarjeta presidencial que le dio Baninter. Lo lindo del caso es que Pepe lo quería por metro cuadrado. Es decir, el Caribe sin agua. De lo contrario, lo hubiera adquirido por metro cúbico. ¿Sería para venderle la tierrita a algunos proyectistas? No, por nada.