Coctelera

El lujoso yate tenía un helicóptero sobre cubierta. Se encontraba a unas cuantas millas de las costas dominicanas. Frente a frente a La Caleta. Ayer en la mañana. Un cardumen de marinos dominicanos, desde la costa, hacía señas a la embarcación, que no conocían ni sabían de dónde venía o hacia dónde iba. El civil se desmontó para preguntar a los marinos de qué se trataba la vainita. Los marinos, broncos como guineas cuando de hablar con el civil se trata, mostraban ignorancia sobre la situación. Más todavía, cuando se les dijo que se les preguntaba a nombre de un periódico. ¿Quién pompó? ¿Quién viajaba en el yatecito? ¿De quién es la embarcación, que usaba bandera de Gran Bretaña? Las malas lenguas de por los alrededores decían que el yate costaba unos 40 millones de dólares. ¡Vaya usted a saber!….

Y hablando de naves, Amable Aristy, el amable y enredador secretario general de la Liga Municipal Dominicana, después del baño, no usa polvos talcos, sino vaselina para resbalar. ¡Carajo, qué hombre más culebro! Don Amable dijo ayer que el helicóptero en que viajaba costó unos 50 millones de pesos y que 50 millones no es nada. ¡Sopla, viejo vagabundazo. Pero ocurre que Radio Bemba notificó que el helicóptero que usa el secretario de la Liga Municipal vale, realmente, 1.7 millones de dólares. Y esa suma de verdecitos no representa cincuenta de los hediondos, sino 82.5, calculando la tasa al 48.50 por uno. Desde luego, cabe suponer que el helicóptero es propiedad de la Liga y lo seguirá siendo mientras Amable esté allí. Después, ¡a ver!….

Maginito, prohibieron la venta de azúcar en la frontera con Haití, para evitar el desabastecimiento. Carajo, cualquiera se encabrita. Ocurre que aquí, la producción azucarera, aún cuando ha mejorado un tantito, se fue al mismísimo diablo. Vergüenza debe darnos no poder satisfacer el consumo haitiano. Este país de nuestras culpas, docto Magino, debería producir todo el Azúcar que se consume en la isla, el que consumen los dos países que comparten el dominio de la misma. Pero no, hemos sido tan boca de puercos, que hemos llegado a importar azúcar en varias ocasiones. Por eso, Magino, recuerdo una oración que, en broma y en serio, solía usar el dilecto amigo y distinguido economista doctor Milton Messina: “Hemos sido tan incapaces, que no hemos podido ser imperialistas con el único país del mundo con el cual podríamos serlo, Haití”….

El presidente Hipólito Mejía designó anteayer al mayor general policial Rafael Guerrero Peralta como supervisor del control, de precios, con asiento en la Presidencia de la República. El oficial, como hace aquí la mayoría de los funcionarios cuando llega a una posición, rompió a hablar: que buscará rebajar los precios (se supone que de los alimentos) “para que la canasta familiar pueda ser adquirida en cantidad, calidad y precios”. ¡Casi nada! Ojalá el alto oficial tenga éxitos, pero le recomendamos, cortésmente, frenar la lengüíta, que es el peor castigo del cuerpo….

Gustó el anuncio de la Junta Central Electoral (JCE): Nada de meterse con los centros de cómputos de los partidos políticos, mucho menos el día de las elecciones. ¡Mal parado quedó Tony Raful, perredeísta, al pedir a la JCE que eliminara el centro de cómputos del PLD, para evitar que ese partido se proclame ganador de las elecciones antes del fallo de la propia JCE. Lo lindo del caso es que el PRD también tiene tremendo centro de cómputos y lo mismo el PRSC. Ahora bien, caro Magino, ¿por qué nadie le pide al Bacho que se abstenga de proclamarse ganador de las elecciones antes de que se pronuncie la JCE? Respóndame, carajo, no sea tan pendejo…

Siguen los ataques al candidato peledeísta Leonel Fernández, por haber recibido el respaldo de Carlos Morales Troncoso, Donald J. Reid Cabral y Leonardo Matos Berrido, quienes se fueron del reformismo socialcristiano. Se acusa a Leonel de sonsacar a los reformistas. Pero cualquiera se pregunta, ¿le pegaron un revólver en el pecho a los infantes Morales Troncoso, Reid Cabral y Matos Berrido para que dieran lo que ellos consideraron el paso más chévere?….

El doctor Porfirio Rojas Nina quiere que se grave con fuertes impuestos el porte de armas de fuego, para de ahí sacar el dinero dirigido al aumento del salario de los médicos. Dice Rojas Nina que en el país hay más de 600,000 armas de fuego. Pero cualquiera se pregunta, ¿cuantos dueños de armas de fuego, aquí, pagan sus impuestos? Con seguridad que el grueso de los dueños de armas de fuego ni siquiera saben donde se encuentra la Secretaría de Interior y Policía.