Coctelera

El sacerdote jesuita doctor José Luis Alemán, destaca El Nacional, dijo que las importaciones de sirop de maíz que hace el país representan “muy poca cosa” para los Estados Unidos, pero que los gringuitos presionan para que no se graven dichas importaciones solo para demostrar que son ellos, los gringuitos, quienes tienen la sartén por el mango y —como decía Danny Rivera— el mango también. Alemán, un prestigioso economista, director del Departamento de Economía de la Madre y Maestra aseguró que esas compras del jodido jarabe de maíz tampoco representan gran cosa para la República Dominicana y que el gravamen restablecido se puede interpretar como una cuestión de “nacionalismo”….

Bien, Maginito, los gringuitos no necesitan sirop de maíz ni impuestos derogados ni cualquier otra cosa para demostrar que son ellos quienes mandan por estos laditos indefensos, timoratos y bocas de burros. Es mas, cuando ellos consideran que estos pueblos quieren dirigirse por su propia voluntad, salve Cuba, ni modo, meten tropas que eso es un gusto, como hicieron, criminalmente, en este desafortunado país en 1965, como han hecho en Haití varias veces, como hicieron en Nicaragua, eso con soldados, y como han hecho en casi todas partes con bancos, instituciones internacionales de crédito, con embajadores trogloditas y con embajadores envaselinados. Y, desde luego, todo eso con el concurso de nativos de este continente, incluyendo gobernantes sin timbales….

Con el sirop de maíz, hay que tomar y dejar. Don Zoellick, quien nunca ha querido saber de este país, recomienda que se deje fuera a la República Dominicana del Tratado de Libre Comercio (PLC) por la pendejada esa del sirop de maíz gravado por el Congreso Nacional. Lo lindo es que la cara local de una empresa gringuita es la que ha cabildeado, básicamente, el impuesto a la compra del jarabe de maíz, que no sirve para la tos sino que la produce. Pero con todo y todo, cualquiera piensa que los dominicanos tienen un arma secreta para enfrentarla a las pretensiones norteamericanas, pues solo así se explica que el canciller quisqueyano crea que se hace una tormenta en un vaso de agua con la pendejadita que aquí se discute y que en el Norte bravío y abusador se impone. A esperar, soldados valientes y a no dar las nalguitas por piñonates….

Por cierto, viejito cabezón y testarudo, el expresidente Bill Clinton iba a almorzar ayer con el presidente Leonel Fernández. Don Bill se encuentra en la República, específicamente en Punta Cana. Aunque a mucha gente no le guste la pendejuana, bienvenido sea don Bill, uno de los grandes mandatarios de los últimos años. Desde luego, don Bill es parte del sistema y para el sistema, América Latina es tremenda pendejada desde que concluyó la guerra fría….

El anuncio de que seis organizaciones van a boicotear la compra y venta de productos, nacionales e importados, que dejen de reflejar la baja en la prima del dólar, es un anuncio que nos debe poner contentos. Y es una lástima que los consumidores no imiten a esas organizaciones. Vale recordar que en Puerto Rico, hace ya muchos años, los establecimientos comerciales anunciaron un sorpresivo aumento de cinco centavos en la libra de pollo. Pues bien, Maginito, un mes después del anuncio, esos establecimientos tenían millones de libras en sus freezers, pues los consumidores los mandaron al mismísimo carajo….

Decía anoche la siempre activa Radio Bemba, que uno de los candidatos que suenan con posibilidades para ser designado embajador en Japón es el empresario José Ureña (Nene), quien fue mencionado, una vez, como posible enviado a Venezuela, donde queda muy campante Manuel Morales Lama. Veremos….

Parece muy buena la idea del diputado Pelegrín Castillo: que las primarias de los partidos dispuestas por una ley bajo control de la Junta Central Electoral sean pospuesta para el 2008. Así se modificaría, en la nueva ley, lo que modificación reclame y, mientras tanto, el país se ahorraría unos cuantos millones de pesos que mucho necesita, digamos, para salud y educación. Que los partidos resuelvan sus problemas por su propia cuenta y que paguen, con los dineros de sus miembros, los costos de primarias, secundarias y universitarias. A joder a otro.