Coctelera

Saludos, don Magino. A comenzar con una congratulación a nuestro Amigo y querido colaborador de HOY, doctor Roberto Saladín Selin, nuestro nuevo representante ante el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ¡Tremenda adquisición! Saladín Selin es un economista de mucha experiencia. En el país, entre otras posiciones, ha desempeñado la jefatura del Banco Central y del Banco de Reservas, así como también de la Secretaría de Finanzas. Es un hombre de acrisolada honradez. Por años ha sido un colaborador de la sección de opiniones de HOY. Lo vamos a perder, temporalmente, pues con Roberto sí que hay criterios éticos. El país, Maginito querido, está muy bien representado en el BID. Felicitamos a los agraciados…

Y ya que hablamos de nombramientos y cosas por el estilo, en Radio Bemba se nos informó que los gobiernos de Estados Unidos y Chile dieron su consentimiento para que se designara embajadores en sus respectivos territorios a los señores Flavio Darío Espinal y Miguel Angel Velázquez Mainardi. Espinal es un joven diplomático de excelente preparación, quien se distinguió al frente de la misión dominicana en la Organización de los Estados Americanos (OEA). ¿Qué podemos decir de Velázquez Mainardi? Es un carpetoso y querido compañero de labores en HOY y mantiene programas en la radio y la televisión. Ha sido político a tiempo completo, desde niño. Fue diputado al Congreso Nacional. Vivió en el exilio, junto a su familia, durante la dictadura de Rafael L. Trujillo y después del golpe de Estado al profesor Juan Bosch, en 1963, fue deportado por el Triunvirato. Es un jodón impenitente, pero sin dudas muy valiente en sus críticas. Debuta como embajador. Buena suerte al querido Fuñi-Fuñi…

Maginito, tenemos ahora que don Rafael Suberbí Bonilla es antireeleccionista. Pide que en una reforma de los estatutos que rigen el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) –del cual es secretario general– se impida la repostulación presidencial por dos períodos sucesivos. Y asegura que así se continuará la posición del fenecido líder José Francisco Peña Gómez. Si eso es así, Maginito, no hay duda alguna que se da la razón al antireeleccionismo de Hatuey Decamps, desguabinado por su posición. Pero hay algo más en este show no del mediodía sino de cada día: Fello es partidario de que los futuros dirigentes de alto nivel del perredeísmo no sean candidatos electorales. ¡Sopla! Eso quiere decir que como la mayoría de los actuales dirigentes, según decires, “e pa fuera que van”, se le cierran las puertas comiciales a los nuevos, pero se mantienen abiertas para los serruchados. ¡Qué mucho sabe ese caro amigo, por algo era ahijado del fenecido Polibio Díaz!…

Maginito, cuando menos se debe dar el respaldo moral a las autoridades y a todos aquellos que se enfrentan a la tanta inmoralidad que se muestra en la radio, la televisión y el cine. Sin duda que aun cuando odiamos la censura, se apoya la eliminación de tantas letras inmorales en discos que se transmiten a través de las ondas radiales. Hemos llegado al extremo, para fomentar la vagancia y la irresponsabilidad, de un anuncio en que un “mozalbete”, abriendo los brazos en señal de eterna haraganería, afirma que desea se millonario, pero “sin dar un golpe”. Luego viene la promoción del fracatán, uno de los tantos agentes de vicios que funcionan en este país. Lástima grande que ese anuncio deplorable cuenta con un juego que ha patrocinado nada menos que el Estado dominicano, a través de esa fragua de vagos llamada Lotería Nacional…

Viejo verde, hemos visto que dos federaciones deportivas aspiran, para el 2005, contar con un presupuesto que, en conjunto, monta casi sesenta millones de pesuanos de los hediondos y podriditos. ¡Felicidades! Lo lamentable es que el Estado le escatime un par de millones al mes al Instituto Dominicano de Cardiología, dedicado a salvar vidas de pacientes pobres con dolencias cardíacas, pacientes que no pueden acudir a los centros privados para recuperara la salud. Pero así son las cosas de este país que tanto amó el Descubridor para acabarlo de fastidiar.