Coctelera

Buen domingo para mi querido Magino y su esclarecida familia. Que todos disfruten de mucha salud y pasen unas felices pascuas y un próspero año nuevo en este “Estado fallido” tan codiciado por jureles foráneos que pescan por todos lados en este terruño digno de mejor suerte y que tuvo grandes hombres cuando se concibió el sueño libertario, por cierto, un día como el de ayer, en 1838, bajo la dirección del más grande y puro dominicano de la historia, el insigne Juan Pablo Duarte. ¡Loor a los trinitarios! Y ojalá los que tienen el chucho en las manos recuerden los esfuerzos de estos preclaros quisqueyanos…

Maginito querido, leo que la Enron se transó y llegó a un acuerdo para pagar 1,522 millones de dólares y cerrar un casito que le preocupaba mucho; las reclamaciones de que en el 2000 y 2002 decidió no vender energía eléctrica a los distribuidores de la misma, para así lograr alza de precios durante una crisis. Pero no se haga muchas ilusiones, don Magino. Eso pasó en California, según despacho de EFE fechado en Nueva York. No olvido que el capitalismo tiene sus reglas de juego y está obligado a cumplirlas, en la casa de papá. Fuera es otra cosa…

Por aquí hay otra Enron que, al parecer, nadas tiene que ver con la quebrada gringuita. Pero  es la misma Enron que se alió a John Smith, un afortunado norteamericano al cual le regalaron una concesión para ‘resolver la crisis energética dominicana’ después que presentara tremendos cabilderos durante la última administración dirigida por el doctor Balaguer. Esa gente tuvo suerte, pues además de que ninguna fue trancada como se merecía, pudo negociar con Enron y presentar un pendejo contrato que mandó madre. Fue tan buena la operación, que los concesionarios, además de servirse con la cuchara grandota, demandaron al Estado dominicano en una corte internacional y aunque no se salió tan mal como se esperaba, hubo que darle plata por funda a estos carajetes que cobraban (?) hasta energía no servida, todo por la complacencia de un gobierno que ya no sabía cuanto hacía. O lo sabía demasiado bien. Me hubiera gustado, Maginito, ver a un juez norteamericano, en los Estados Unidos, conociendo el contrato ése, haciéndose de cuenta de que dicho contrato fue suscrito en la tierra washingtoniana. Pero nada. A fin de cuentas, los gringos tienen que apoyar a sus salteadores en América Latina, solo por el hecho de ser gringos…

Magino,¿qué es eso de entrenar atletas y enviarlos a las calles a patrullar, por sus condiciones de agentes policiales? Me apena, al mismo tiempo, la satisfacción que sienten algunos solo por el hecho de que los atletas de “alta competencia” no están incluidos en el grupo. ¿Y los de baja competición? ¿Que se los lleve el diablo? Mire, viejito vagabundón, un par de centenares de atletas, carentes de recursos económicos, se ‘enganchan’ a la Policía para disponer de un ingreso fijo y otras cositas y la Policía los acepta gustosamente, para buscar preminencia, como la ha conseguido, en los juegos militares. Entrenar y enviar a las calles a jóvenes atletas a realizar patrullas en nada resolverá el problema de la alta criminalidad. Por el contrario, lo que puede provocar es que atletas compelidos por la necesidad –aún cuando no sean de alta competición– pierdan la vida o queden mutilados. Eso es algo que debe ser reconsiderado. Más útil sería reestrenar a los miles que sirven funciones muy distintas a los de los policías y enviarlos, entonces, a patrullar la vía…

Me asusta y me preocupa, viejo Magino, que pueda funcionar en este país una “escuela” para sargentos y cabos continentales. Y más me preocupa que esa ‘escuela’ opere en un ‘Estado fallido’. ¿Por qué no se instala esa escuela en el amplio y cómodo territorio norteamericano?  Allí podría ser una “escuela” altamente tecnificada, que opere a base de satélites, de computadoras y de otros adelantos de la vida moderna. En último caso, viejo Magino, si esa “escuela” no puede operar en los Estados Unidos, ¿por qué no se trata de que el presidente comunista de  Cuba, doctor Fidel Castro Cruz, ofrezca, digamos, un recuperado territorio cubano de Guantánamo para la instalación de la misma? ¡Currutá!