Coctelera

Buenas, Maginito. Para comenzar el día, y para no olvidarlo, hay que refrescar al Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano, pues pese a la brillantez del ceremonial efectuado el domingo en la Casa de San Pablo, hay que hacer notar el slump de revistas dedicadas al festival. Y que no vengan con la excusa de que asistió mucha gente. Nunca antes se habían visto tan pocas revistas en circulación. ¿Fallas de Verizon o de los organizadores del ceremonial? Como quiera, el resultado fue el mismo: berrinche –y con razón– de los asistentes…

Maginito, hoy es un día suavecito. Muy contento me sentí ayer cuando recibí una carta del Banco Central, suscrita por su asesor de Comunicaciones, señor José Alberto Martínez. Sin muchos preámbulos, he aquí el texto de la misivita: “Con mucho interés leímos en ese importante medio bajo su dirección, específicamente en la columna Coctelera del miércoles 20 de octubre, un comentario en torno a los festejos con motivo del 57 aniversario del Banco Central, en el que se sugiere que “esta sería una buena ocasión para aplicar una resolución que ha sido echada en saco roto en el propio banco y que bautiza con el nombre de Jesús María Troncoso Sánchez el auditorio principal del organismo emisor”, estableciendo que “Jesús María fue el primer gobernador del Banco Central, un hombre capacitado, querido y respetado por cuantos le trataron….”. En ese sentido, nos es grato informarle que el actual gobernador licenciado Héctor Valdez Albizu, a los pocos días de asumir de nuevo el cargo, impartió instrucciones para que se le diera cumplimiento a la citada resolución que designa la sala principal del auditórium con el nombre del licenciado Jesús María Troncoso Sánchez, en homenaje a su contribución a la reforma monetaria y financiera de 1947 y por haber sido el primer gobernador del Banco Central. Sin embargo, esta disposición no se ha concretizado debido a que el área del escenario de la Sala Principal, resultó parcialmente dañada por un incendio ocurrido el pasado 10 de julio del año en curso, por lo que se está a la espera que concluyan los trabajos de evaluación y reparación, los cuales están en proceso, para proceder, por instrucciones del señor gobernador, a realizar un acto especial para dejar nuevamente en servicio la sala principal de nuestro auditórium con el nombre de ese ilustre dominicano, como establece la resolución de la Junta Monetaria, a la que ustedes, con mucha razón, hacen mención”…

Mucho nos alegra, caro Magino, esa decisión tomada por el gobernador Valdez Albizu, para ejecutar una resolución que no solo honra a Troncoso Sánchez sino también a la propia institución emisora. Jesús María, con el respaldo total del gobierno de Rafael L. Trujillo, auspició las reformas que condujeron a la creación del Banco Central y a la emisión del papel moneda dominicano. Contó con el concurso de destacados quisqueyanos, y los economistas Raul Prebisch, argentino, y Henry Wallich, norteamericano, entre otras estrellas contratadas por la nación. Cincuenta y siete años después, mi querido viejo, las cosas son bien distintas, con un banco ahogado por metidas de patas oficiales y sus cosuanitas privadas. Y no me vengan que eso es culpa del papel moneda nacional. Culpas son otras a las que le rehuye mucha gente…

El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) se une al Partido Reformista Socialcristiano (PRSC) en eso del abuso que representa pagar las primarias de las agrupaciones políticas con dineros del contribuyente. Si hombre, esa no es más que otra buena vagabundería política. Cabe esperar que el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) se una a quienes se oponen a que dineros públicos se gasten en esa sinvergüencería. Está bueno ya de que los sufridos contribuyentes paguen asociaciones de vagos en los grandes y en los chiquitos…

Los peledeístas que quisieron convertir el Centro de Gastroenterología del Luis E. Aybar en un centro para desórdenes, han hecho un flaco servicio a su gobierno y a su partido. Nada hay que decir del daño que se hace a la sociedad. Esta ya no aguanta más. Hay que esperar que el secretario de Salud Pública no resulte un bragueta floja ante abusos como éstos y cumpla con sus obligaciones. ¿O es que alguien cree, en verdad, que el 16 de mayo pasado se votó para que siguieran los abusos, los atropellos los excesos? No joda nadie…