Coctelera

Mis primeras palabras en nuestro dialoguito de hoy, mi querido Magino, están dirigidas a expresar mi profundo pesar al querido amigo y colega Francisco Alvarez Castellanos por la muerte de su hermano Papín, ocurrida anteayer. Mi pésame es extensivo a todos sus familiares y que en paz descansen los restos de Papín…..Magino, tengo entendido que el Banco Central festeja un nuevo aniversario de su fundación. La entidad comenzó a operar en 1947, durante uno de los gobiernos de Rafael L. Trujillo. ¿No sería ésta una buena ocasión para aplicar una resolución que ha sido echada en saco roto en el propio banco y que bautiza con el nombre de Jesús María Troncoso Sánchez el auditorio principal del organismo emisor? Jesús María fue el primer gobernador del Banco Central, un hombre capacitado, querido y respetado por cuantos le trataron….¿Es necesario una ley de protección al consumidor? Creo que sí, pero que sea una ley que se cumpla. No se confunda una ley de protección al consumidor con la entelequia esa que controlaba los precios. El control de precios es algo inoperante en esta época, pero sí se necesitan mecanismos que eviten que en la aplicación de “la oferta y la demanda”, se continúe explotando al consumidor en forma inmisericorde…..Una ley de protección al consumidor, aun cuando no será aplicada por una sociedad a lo Ralph Nader, tendrá que ser una ley que permita vigilar, digamos, que una fábrica de jabones produzca jabones y no una buena porquería con ese nombre. Una ley de protección al consumidor tiene que ser una especie de control de calidad permanente y no solo ocuparse de la cuestión precios. Son muchas las ocasiones, Maginito, que al consumidor se estafa con la pésima calidad de muchos productos que se ofertan a precios bajos y engañosos. Una ley de protección al consumidor debería ser respaldada hasta por los productores o ¿acaso no es un consumidor quien produce betún para limpiar zapatos?…..Otra cosa, Maginito, lo ideal sería que para la aplicación de una ley de protección al consumidor no se creara otra de las gigantescas organizaciones burocráticas, chupadoras de sangre del propio consumidor. Y zafa de colocar al frente de ese organismo a funcionarios de esos arrogantes, que creen que han conquistado el espacio y olvidan como son los sorteos en este país donde la ruleta gira más rápido que en cualquier otro y no solo como lo hacen las manecillas del reloj. ¡Zafa de esos funcionarios que siempre están en reuniones y se creen disminuidos cuando deben contestar un teléfono!…..Los “retos” de la economía dominicana se discuten en la República de La Romana, nada menos que con la presencia del presidente quisqueyano Leonel Fernández Reyna, rodeado por jerarcas del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Banco Mundial y Fondo Monetario Internacional (FMI). Habrá economistas del patio, como es lógico pensarlo, y habrá que decir, también, siempre alrededor de este cónclave; “nos salvamos o nos jodimos”. Elija usted…..El CONEP irá mañana al Comité de Salarios para negociar el aumento salarial. En ese Comité, el CONEP está como en su casa, en su agua. A lo que tiene miedo el CONEP, más que el diablo a la cruz, es a que el aumento se disponga por una ley que ordene un alza de un 30 por ciento por encima de los ingresos actuales. Al parecer, entre un 10 y un 15 está buenito, según lo entienden los conepianos…..Roberto Zoellick, el especialista norteamericano en tratados de libre comercio, no favorece que el país sea incluido en el TLC con Centroamérica, debido a la ley que grava con un 25 por ciento la importación del sirop de maíz. Zoellick hace la recomendación al Congreso de su país, especialmente al jefe-halcón y vicepresidente en la Casa Blanca, Dick Cheney. ¿Qué dirán por aquí los altos funcionarios tenidos por canchanchanes de los norteamericanos? ¿Prevalecerán sus intereses personales sobre sus sentimientos pro yankees y no de Nueva York? Espere el próximo capítulo de esta interesante novela. Mientras tanto, copia del contrato ese, debidamente engrasado, debería serle remitido a don Zoellick “para los fines de lugar”…..Las reparaciones en el Palacio del Congreso ya pasan de los 215 millones. Y los congresistas siguen aferrados a la idea de aumentar su matrícula con la creación de nuevas provincias. Para la próxima ampliación, habrá que tomarle un “pequeño” préstamo al BID o al Banco Mundial. Esos organismos prestan para muchísimas vagabunderías. Total, quienes tienen que pagar son los encadenados y guanajos contribuyentes. Pero no se apure, Magino, que algún día, si esto sigue así, en el Centro de los Héroes habrá, en esa magna edificación, algo útil para el país, digamos un politécnico. Mientras tanto, carajo, ¡viva Fidel Castro!