Codue fortalece su postura, de no votar por corruptos

P15

El Consejo Dominicano de la Unidad Evangélica (Codue) arreció ayer su decisión de orientar a su grey para que asuma una ciudadanía responsable, recomendándole no votar en las elecciones generales de mayo por candidatos corruptos, que respaldan el aborto ni por los que están a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo (matrimonios gays).
El presidente de Codue, Fidel Lorenzo Merán, le respondió a los sectores que se oponen a que las iglesias afiliadas a esa institución publiquen la lista de candidatos a cargos electivos que incurran en los tres pecados señalados.
Y, al miembro de la Junta Central Electoral (JCE), Eddy Olivares, quien consideró que la acción de Codue viola la Constitución en los artículos 44, 49 y 208, Lorenzo Merán le dijo que es a esa misma Constitución que los líderes evangélicos se acogen, para evitar que su feligresía se entretenga con “demonios misceláneos”.
Reiteró que en cada municipio, provincia y entorno, los líderes evangélicos van a hacer un inventario de los candidatos de su demarcación, para que los feligreses conozcan su hoja de vida, y si aún riñendo con sus principios y valores deciden votar por él, lo hagan en base a una decisión informada, no por engaño.
A las declaraciones del miembro de la JCE, Olivares, de que Codue publicará la lista de los legisladores que tienen ideas contrarias a los principios de ellos, el pastor opinó que hasta el punto en que están no violan ningún artículo constitucional.
“Conozco muy bien la Constitución, me la he leído par de veces y sé cuáles son mis derechos, mis prerrogativas y jamás voy a vulnerar derechos de nadie con un planteamiento ni con una acción”, afirmó Lorenzo Merán.
El reverendo evangélico y educador agregó: “Me estoy acogiendo precisamente al artículo 49 de la Constitución, que es el que consagra la libertad de expresión y difusión del pensamiento, que nos protege a nosotros igual que a ustedes, los miembros de la prensa”. Señaló que gracias a Dios, en la República Dominicana ese derecho está de manera clara consagrado en la Carta Magna.