COE reporta 17,570 desplazados por lluvias; mantiene 10 provincias en alerta

23_11_2016 HOY_MIERCOLES_231116_ El País5 A

El Centro de Operaciones de Emergencias (COE) reportó esta noche que suman 17 mil 570 la cantidad de personas desplazadas, en tanto que 3, 514 viviendas han resultado afectas y 69 comunidades continúan incomunicadas por las inundaciones provocadas por las lluvias.

En su más reciente boletín emitido esta noche, el COE explicó que 14 puentes siguen afectados y 1,506 personas se mantienen en los albergues oficiales. Agregó que se mantiene en alerta roja las provincias Duarte, en especial el Bajo Yuna, y Montecristi; en amarilla María Trinidad Sánchez, Santiago y Valverde y Puerto Plata, en tanto que en verde se encuentran Sánchez Ramírez, Samaná, La Vega y Espaillat.

Señaló que en algunas provincias las personas han empezado a retornar a sus hogares para iniciar labores de limpieza de sus viviendas Sin embargo, indicó que aún quedan 13 albergues con 1,506 personas de las provincias de Puerto Plata, María Trinidad Sánchez, Montecristi y Gaspar Hernández.

Localidades incomunicadas. En su informe, el COE detalló que en la Provincia Duarte, en el municipio Villa Riva, debido a la crecida del rio Yuna permanecen incomunicados los residentes de las comunidades de Los Contreras, Alto de Capora, Juana Rodríguez, Loma Colorada y La Verdes. Se mantienen unas 23 familias albergadas en la Iglesias Mercedes.

De igual forma, está incomunicada la comunidad del Cruce de Los Llanos, con Rincón Hondo, en el municipio de Castillo, por el desbordamiento del río Magua.

En Sánchez Ramírez, conforme a las informaciones de la Defensa Civil, permanecen incomunicadas las comunidades de Duey, Dueycito, La Culata, La Herradura, Los Yagrumbos, Los Tres Pasos de Chacuey y El Limón, debido a la crecida de los ríos Chacuey y La Herradura.

También el Batero, Sabana, Yunita, El Cigual, Sabana Del Rio, Palmar Del Rio y Sonador permanecen incomunicados por los ríos Batero y Cívicos.

El organismo exhortó a los operadores de frágiles y pequeñas embarcaciones en la costa Atlántica permanecer en puerto, mientras que en la Bahía de Samaná se recomienda navegar dentro de la misma sin aventurarse fuera, por viento y olas anormales