Colapso del petróleo podría desestabilizar a Estados Unidos

M1

NUEVA YORK. AFP.  La caída del precio del petróleo parece un golpe de suerte para Estados Unidos, pues ha puesto en apuros a países hostiles hacia Washington, pero un colapso profundo y duradero del crudo podría implicar un preocupante riesgo de desestabilización.   Estados Unidos sigue siendo un importador neto de petróleo, aunque la novedosa explotación de crudo de esquisto lo ha convertido los últimos años en uno de los mayores productores mundiales. Como comprador, por lo tanto, una caída del petróleo beneficia a su balanza comercial.   Por el lado del consumo “no hay duda de que los bajos precios del petróleo son buenos para EU, dolorosos para algunos (las empresas y los estados más relacionados con el sector), pero buenos para el conjunto general de la economía estadounidense y en particular para los consumidores”, que están ahorrando en gastos de combustible y calefacción, resume Bruce Everett, antiguo ejecutivo de ExxonMobil y ahora profesor universitario de Georgetown.   ¿Pero este resultado económico estará acompañado de ventajas estratégicas? “En la medida que no te gusten mucho los (países) productores de petróleo, esto es una ventaja”, señala George Perry, del Instituto Brookings.   Washington mantiene relaciones distantes con varios grandes países productores de crudo que se llevan la peor parte por la caída en los ingresos petroleros, como Rusia, Venezuela.