Colin Thubron: Antes de escribir sobre un país debes sentir su cultura

_MG_4976

Jaipur (India). El británico Colin Thubron, leyenda viva de la literatura de viajes, considera a sus 76 años que para escribir sobre un país resulta fundamental “sentir su cultura” y hablar la lengua local, por lo que ve ya imposible cumplir con la asignatura pendiente de hacer un libro sobre la India.

“Creo que la India es un país tan complejo, casi un continente, que si quisiera escribir sobre la India debería primero aprender hindi, algo que debí hacer hace 40 años”, indicó en una entrevista con Efe en Jaipur el escritor británico, al recordar que su padre estuvo destinado como oficial del Ejército en este país.

Vestido como el prototípico caballero inglés con traje azul, Thubron remarcó que lo fundamental para escribir sobre un país es “conocer y sentir su cultura de manera muy profunda”.   Para él la India es sobre todo los “cuentos de hadas” que le narraba su padre, sobre los años en los que estuvo destinado en la antigua colonia británica, un país “de hermosos animales”.   “Durante esos años (mi padre) hizo algo habitual de la época, que era cazar, por lo que regresó con muchas pieles de animales que acabaron en el comedor- grandes cabezas de leopardo, dos osos que fueron transformados en alfombras.

Esa era la India para mí, algo maravilloso para un niño pequeño”, rememoró Thubron entre risas.   Así que en vez de aprender hindi, el literato se embarcó primero por el mundo árabe con su destreza del francés, y luego estudió ruso y mandarín, lo que le permitió adentrarse en las entrañas de la antigua Unión Soviética y de China.

De esas andanzas surgieron algunos libros ya clásicos en la literatura de viajes sobre Oriente Medio como “Entre árabes”; “la Asia siberiana”, “En Siberia” o la antigua URSS y las ex repúblicas soviéticas con títulos como “Entre rusos”, “El corazón perdido de Asia” o “Tras el muro”, sobre China.   En todos ellos Thubron, que tiene en su haber premios como el Thomas Cook Travel Award o el Hawthornden, se introduce a sí mismo en la historia y describe a través de pequeños detalles, extraídos de las conversaciones con los locales y una aguada mirada, la realidad del país.