Colombia elimina a Japón con un 4-1, gana el Grupo C

Jackson Martínez, estelar jugador de Colombia, logra un sensacional gol, en la jornada de ayer

CUIABA, Brasil. AFP. Con puntaje perfecto, Colombia se quedó con el primer lugar del Grupo C del Mundial Brasil-2014 al golear 4-1 ayer a Japón, que quedó eliminado tras cerrarse la llave, en la que Grecia avanzó a octavos como segundo, en la justa.

El mediocampista Juan Guillermo Cuadrado, de tiro penal a los 17 minutos, el delantero Jackson Martínez (55 y 81) y el ‘cerebro’ James Rodríguez (89) marcaron para los cafeteros, que llegaron a 9 puntos, mientras que el delantero Shinji Okazaki, a los 45+1, marcó para los Samuráis.

Con este resultado, Colombia enfrentará a Uruguay, segundo de la llave D, el próximo sábado en el Maracaná de Rio de Janeiro, mientras que Grecia, que derrotó 2-1 a Costa de Marfil en Fortaleza, chocará con la sorprendente Costa Rica, reina del ‘Grupo de la Muerte’, el domingo en Recife.

En un duelo entre un seleccionado con la suerte sellada y otro que necesitaba la victoria para meterse a los octavos, fue Japón el que se mostró más ambicioso desde el arranque, con un esquema muy ofensivo 4-2-3-1, comenzó a ganarle el pulso en el mediocampo a una Colombia que salió con ocho cambios respecto a la nómina que inició frente a Grecia y Costa de Marfil.

El habilidoso Shinji Kagawa se convertiría en protagonista al manejar los hilos de los Samuráis, complicando varias veces a una defensa que apenas jugaba su primer partido entre oficiales y amistosos. Fue así como Japón se apropió rápidamente de la pelota y tomó la iniciativa en la Arena Pantanal en Cuiabá, primero con un tiro libre a los seis minutos de Keisuke Honda que atajó sin problemas David Ospina y luego una jugada de riesgo en el área grande que rechazó con apuros la defensa a remate de Yoshito Okubo a los nueve. Los numerosos cambios en el seleccionado cafetero afectaron su accionar y lo hicieron ver torpe e inseguro cuando evolucionaba de defensa a ataque.

Pero cuando Colombia más sufría en el campo llegó la única jugada de riesgo que fabricó en el primer tiempo y que significó la apertura del marcador.

Fue un penal a los 17 minutos que Yasuyuki Konno cometió sobre Adrián Ramos y que Cuadrado convirtió con un derechazo ajustado al palo izquierdo. Pero el gol cafetero, ganó.