Colombia frente al reto de implementar el acuerdo de paz

Paz

CARTAGENA DE INDIAS, Colombia. Luego de medio siglo de sangrientos combates y cuatro años de tensas negociaciones para llegar a la paz, comienza el trabajo duro para Colombia. Tras la firma del histórico acuerdo entre el gobierno y la guerrilla de las FARC los colombianos enfrentan ahora el reto de implementar un plan que pondrá a prueba su capacidad de reconciliación y disposición para enfrentar las injusticias que dejó la guerra interna.

La primera prueba será el plebiscito del domingo en el que los colombianos tendrán que votar si aceptan o no en el acuerdo. Si pasa, como prevén la mayoría de las encuestas, comenzará la difícil tarea de reabrir las heridas. Los 7.000 guerrilleros que se estima tienen las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) entregarán sus armas durante los próximos seis meses a un grupo supervisado por las Naciones Unidas.

Pero una vez en efecto el cese del fuego permanente tocará abordar una cuestión sensible: la justicia y compensación de las millones de víctimas del conflicto. Como parte del trato, los rebeldes que confiesen sus crímenes evadirán penas en prisión y a cambio deberán realizar servicios comunitarios en las zonas más afectadas por el conflicto armado.

“La verdad yo sé que esos señores de las FARC son muy complicados, pero desde que no haya más muertos yo me aguanto cualquier cosa, incluso que esos señores no paguen cárcel”, dijo a The Associated Press Laura Sánchez, una estudiante de enfermería de 24 años que llegó a Bogotá en 2009 con su familia huyendo de la violencia de su natal departamento de Arauca.