Colón quería quedarse en Chicago

TEMPE, Ariz.- Bartolo Colón dijo que había comentado con varios de sus compañeros de equipo de los Medias Blancas de Chicago, el pasado otoño, que le gustaría regresar al U.S. Cellular Field para el 2004, “pero nada salió como se debía”.

El nuevo estelar de los Angelinos, quien rechazó una oferta de tres años y US$36 millones para quedarse con los Medias Blancas, declinó comentar el martes cuando le preguntaron si estaba decepcionado por no conseguir un acuerdo con su ex equipo.

Colón dijo que nunca expresó su preferencia por mantenerse en Chicago con nadie en la gerencia de los Medias Blancas.

“Estoy contento siempre y cuando esté en las mayores”, dijo Colón a través de su compañero de equipo José Guillén, quien sirvió como su intérprete, cuando le preguntaron si estaba complacido de estar con los Angelinos.

Colón reconoció sentirse nervioso el martes cuando enfrentó a los Medias Blancas por primera vez desde que firmó un contrato de cuatro años y US$51 millones en diciembre con los Angelinos.

El derecho tuvo que irse a fondo por segunda vez en tres salidas de los entrenamientos de primavera, necesitando 71 lanzamientos para completar tres entradas y un tercio durante la victoria de los Angelinos 9-7 en el Tempe Diablo Stadium.

“Siempre ha sido así en la primavera”, dijo Colón, cuya efectividad aumentó a 5.87 luego de permitir seis hits y tres carreras limpias.

“En las primeras entradas, hago demasiados lanzamientos. Una vez que inicie la temporada, todo va a estar bien”.

El dirigente Mike Scioscia, por su parte, dijo: “Le dieron algunos fouls y su control se perdió un poco mientras su conteo de lanzamientos fue aumentando. Pero fue un buen ejercicio y bueno ver que la bola saliera de su mano de esa manera”.

Colón tuvo marca de 15-13 con 3.87 de efectividad la pasada campaña en la que militó el año completo con los Medias Blancas.

Esta actuación se produjo un año después de ganar 20 partidos mientras dividió tiempo con los Indios de Cleveland y los Expos de Montreal.

El veterano lanzador quisqueyano se avecina a su octava temporada en las Grandes Ligas.