Comandante Montes Arache

No hay que lamentar que los militares constitucionalistas no sean reconocidos, como colectivos, por estos gobiernos. El pueblo dominicano los lleva en el corazón, y ese pueblo sabe muy bien que son Héroes de la Patria.

Eso dije en un discurso que se me invitó a decir en un acto de la Biblioteca Nacional, en ocasión de la puesta en circulación de dos libros, editados por la Biblioteca, relacionados con Abril.

Hoy hemos perdido a un Héroe de la Patria: Ramón Montes Arache, Comandante del glorioso cuerpo de Hombres Ranas, que pasó a la historia por sus heroicas actuaciones en las calles del Santo Domingo rebelado y cercado, durante la Guerra Patria de Abril de 1965.

Siempre nos tratamos como amigos y compañeros de lucha. Lo traté con el respeto que profeso a los hombres y mujeres que han sabido cumplir con su deber y que no han traicionado los principios y el sitial que en esos episodios de los pueblos se labran.

Recuerdo cuando Juan Miguel y yo entramos (era un 27 ó 28 de abril) al segundo piso del Comando Central de la calle Canela, para hablar, a nombre del 14 de Junio, con el Comando Supremo de los constitucionalistas, que ya recaía sobre los hombros de Francis Caamaño.

Allí conocimos al que sería el más  famoso de los coroneles que apoyaban el movimiento constitucionalista. Montes Arache era jovial, directo, de hablar campechano, acostumbrado a mandar y de una pericia militar y un valor, que lo convirtió en pocos días en leyenda y que determinaba un respeto cuasi religioso en todos los hombres bajo su comando.

Ya nos habíamos visto, horas o un día antes, en las inmediaciones de la Caracas 131, donde estaba ubicado el Comando del 14 de Junio bajo mi dirección, durante las horas cruciales de la batalla del puente Duarte. Sudoroso, desaliñado, se confundía con los hombres y el pueblo bajo su mando, en una de las batallas más importantes libradas por nuestro pueblo en toda su historia.

Nuestra vida posterior discurrió por caminos distintos, pero cada vez que nos encontrábamos, le reiteraba mi amistad y respeto.

Durante la Guerra Patria tuvimos algunas diferencias, cuando Montes Arache se colocaba, a veces, en posiciones de cuestionamiento del mando central y expresaba esas diferencias en actitudes, que al entender del 14 de Junio, ponían en peligro la unidad monolítica del movimiento.

Pero las diferencias no tuvieron más consecuencias, y guardo el más alto recuerdo y respeto por el Comandante de Abril;  Comandante de los Hombres Ranas, el principal cuerpo combatiente dentro de los militares constitucionalistas.

Gloria a Ramón Montes Arache.