Comentarios en breve
Entorno de la UASD

http://hoy.com.do/image/article/419/460x390/0/6B6A5BBA-27DC-4F41-9CC5-D89C035BA09B.jpeg

Se creía que para este tiempo  las autoridades municipales tendrían limpio el entorno de la UASD. Hay que repetir que aquello es una vergüenza.  Los alrededores de  la más vieja universidad del Nuevo Mundo, donde el Gobierno ha hecho inversiones millonarias para mejorar la educación y adecentar el campus, son una cochinada, un ambiente nada académico.  La única conclusión  válida es que las autoridades del ayuntamiento temen a los pdf o padres de familia que allí están instalados… Hay quienes dicen que en Najayo  continúan amaneciendo mujeres en las celdas de algunos grandes pejes del narcotráfico que allí están cumpliendo condenas o esperando ser juzgados. ¿Sólo el mono baila por la plata?

EL CHOQUE

Amable Aristy

La migración de reformistas al PRD, concretamente al proyecto de MVM, afecta de manera particular al más zorro de los reformistas, al secretario general de la Liga Municipal Dominicana. Porque dos de los que se fueron representaban a La Altagracia y eran sus pupilos.

José M. Soto J.

El general (r) José Miguel Soto Jiménez tendrá que hacer un gran esfuerzo para introducir variaciones en su forma de comunicarse, porque en la política hay que hablar claro, ser directo y, como dicen los lingüistas, ser inequívoco, para evitar múltiples interpretaciones.

EL PERSONAJE

Presidente del PRD

Ramón Alburquerque

Quienes conocen al ingeniero Ramón Alburquerque en la intimidad saben que se trata de un hombre encantador. Recitador de versos, intérprete aventajado de la guitarra, con una voz que sin ser la de Lucho Gatica en su época es agradable y rítmica; es un gran conversador y un hombre de gran cultura. El ingeniero Alburquerque es dueño de una dialéctica fulminante, probablemente derivada de su condición de ingeniero de minas, y cuenta con una memoria asombrosa, capaz de recitar artículos y más artículos de la Constitución de la República. Pero peca de ser muy emotivo. Un pecado capital a la hora de trabajar la política. Lo demostró con creces en su oposición a la reelección de Hipólito Mejía, para luego rendirse, con sofismas, a los pies del caudillo de entonces. Ahora repite la historia con los acuerdos Leonel-Miguel. Para ahorrarse nuevos reveses políticos el ingeniero Alburquerque deberá revisar esa debilidad.