Comiendo a color para evitar el cáncer

dILCIA 1

¿Sabías que podemos reducir el riesgo de padecer cáncer? Los casos de cáncer van en un aumento progresivo diagnosticándose, solo en Estados Unidos, 1.5 millones de personas con cáncer cada año. Existen factores, sobre los que no tenemos control, que predisponen al cáncer (como la herencia) pero sí lo tenemos sobre otros factores, como la dieta y el estilo de vida. Una recomendación para la prevención es de consumir diariamente frutas y verduras de variedad de colores ya que cada color codifica un fitoquímico diferente.
Los fitoquímicos son potentes antioxidantes responsables de darle el color a las diferentes frutas y verduras. Juegan un papel crucial en la prevención de ciertos tipos de cáncer.
Dentro de los mecanismos por el que actúan están:
• Ayudan a proteger las células del daño del ADN.
• Ayudan a inactivar los carcinógenos.
• Inducen la muerte celular (apoptosis).
• Inhiben la formación de vasos sanguíneos del tumor (angiogénesis) y la migración de células tumorales (necesaria para la metástasis).
Estas propiedades también pueden estar involucradas en su actividad quimiopreventiva.
Existen miles de fitoquímicos contenidos en la amplia gama de frutas y verduras que conocemos:
La espinaca contiene fitonutrientes como las Flavonas (Luteolina), Flavonoides (Myricetina, Quercetina) y Carotenoides (Betacaroteno, Zeaxantina, Luteina). Estos nutrientes actúan por los mecanismos antes descritos haciendo de la espinaca un alimento que no debe faltar en nuestras mesas.
Las plantas crucíferas (brócoli, rúcula, coles de brucelas, nabos, etc.) contienen estos compuestos y además contienen Glucosinolatos, sustancias que en estudios hechos en ratas han demostrado que inhiben el desarrollo de algunos tipos de cáncer.
Las frutas cítricas contienen Terpenos los cuales inducen la muerte celular.
Los polifenoles, contenidos en el té verde, el té negro y el vino tinto, también actúan por mecanismos que pudieran contribuir a evitar la proliferación celular.
Los fitoquímicos son muchos y están distribuidos en TODAS las frutas y verduras, en su variedad de colores, por lo que no existe un único alimento con propiedades anticancerígenas. Existe una GAMA de alimentos, todos naturales, que, junto a una dieta balanceada y a la práctica de actividad física regular, pueden lograr disminuir la incidencia de ciertos tipos de tumores. Esta columna es la sección educativa de la Sociedad Dominicana de Nutrición Clínica y Metabolismo. Escribe tus preguntas a: [email protected] @sodonuclim