Comienzan manifestaciones en Quito que está en estado excepción

Quito, 16 (EFE).- Cientos de personas se congregaron hoy en diferentes puntos de la capital ecuatoriana con la ausencia de policías y militares, pese al estado de emergencia decretado el viernes en Quito por el jefe del Estado, Lucio Gutiérrez.

En uno de los principales puntos de reunión, la avenida de Los Shyris, decenas de personas empezaron a llegar poco antes del mediodía (17.00 GMT) con banderas de Ecuador y gritando “Lucio fuera” y, una hora después, eran más de 600 los concentrados.

En un recorrido por diversos sectores de la ciudad, EFE comprobó la ausencia de militares o policías, mientras aumentan cada vez los manifestantes y el sonido de las bocinas de los coches, que también muestran la oposición al Gobierno de sus conductores.

Esta madrugada, las Fuerzas Armadas apoyaron el estado de excepción declarado en la zona metropolitana de Quito, en una declaración leída por el jefe del Comando Conjunto, vicealmirante Víctor Hugo Rosero.

El alto mando militar recordó que una serie de libertades y derechos constitucionales están suspendidos por el decreto de excepción y apuntó que “la fuerza pública sólo actuará cuando las circunstancias así lo ameriten” y el orden público “se vea amenazado”, aunque no precisó en que manera lo harían.

Una fuente del Ejército consultada por EFE no supo explicar las razones por las cuales no se ha desplegado a los militares en las calles, como era de esperar al estar vigente un estado de excepción que, entre otras cosas, prohíbe el derecho de reunión, opinión y circulación.

La fuente se limitó a indicar que “se cumple con un cronograma” pero no atinó a responder si los militares saldrán a las calles más tarde.

La Fuerza Terrestre del Ejército salió hoy al paso de rumores que circularon en la prensa local sobre la supuesta separación del jefe de ese grupo, general Luis Aguas, quien pidió a sus subordinados que mantengan la lealtad hacia su persona, aunque no explicó qué motivos tenía para solicitarlo.

El secretario de prensa de la Presidencia, Iván Oña, pidió a la ciudadanía que no se haga eco de los rumores: “Existe un afán de crear el caos en el país a través de rumores falsos”, señaló Oña en una rueda de prensa en la Presidencia de la República.

Al contrario que en los días normales, en que numerosos policías dirigen la circulación de vehículos en la calles, este sábado ha disminuido notablemente incluso el control del tráfico.

Entre tanto, aumentan las protestas en diferentes puntos de Quito y localidades cercanas, en las que hoy se prima la utilización de rollos de papel higiénico para expresar el rechazo del pueblo.

En los tres días pasados ha habido un “cacerolazo”, un “reventón”, en el que se pincharon miles de globos, un “tablazo”, en el que las cacerolas se golpeaban con tablas, y hoy es el “rollazo”.

Los coches circulan con rollos de papel en las antenas, con carteles que piden el cese del jefe del Estado y con gente que se asoma a las ventanillas haciendo flamear banderas y exigiendo la terminación de lo que consideran un “gobierno dictatorial”.

Los manifestantes se han hecho con un millar de rollos de papel para regalar a los manifestantes en las calles, a los que también se ha pedido que luzcan camisetas con el color de la bandera de Ecuador.

Pero mientras las protestas arrecian en diversos sectores, en otros la actividad sabatina es normal: Deportistas, comerciantes y paseantes no ven alterada su rutina, pese a los ruidos de las bocinas de los coches y los embotellamientos en la capital.

La crisis política se inicio el pasado diciembre, tras una polémica reestructuración de la Corte Suprema de Justicia a manos de una mayoría parlamentaria afín al Gobierno de Gutiérrez.

La oposición critica esa reestructuración aduciendo violación de la autonomía de las funciones del Estado.

La situación de la Corte de Justicia es incierta, debido a que el gobernante decretó el viernes el cese de los magistrados, en un acto que ha vuelto a ser calificado como “inconstitucional” por los políticos. EFE