Comisión 11-S pide interrogar a Rice

WASHINGTON (AP).- La comisión independiente que investiga los ataques del 11 de septiembre insistirá en que declare en público la asesora de Seguridad Nacional presidencial Condoleezza Rice, aunque probablemente no emitirá una requisitoria legal, dijo el domingo el titular de la comisión.

Por otra parte, el ex asesor de la Casa Blanca en contraterrorismo Richard Clarke, que criticó al presidente George W. Bush por no haber impedido esos ataques, dijo que recibirá con agrado el intento republicano de desclasificar la declaración jurada que formuló ante una comisión legislativa hace dos años.

Los legisladores desean demostrar las discrepancias entre la reciente comparecencia de Clarke ante el Congreso y sus críticas de Bush con los encendidos elogios que hizo del mandatario cuando trabajaba para la Casa Blanca.

La Casa Blanca pidió a la comisión que vuelva a declarar en privado Rice para aclarar “varias interpretaciones erróneas” de su comparecencia anterior y su posición en torno a los ataques. El 7 de febrero Rice se reunió durante cuatro horas con la comisión.

Sin embargo, la Casa Blanca se niega a que su asesora de Seguridad Nacional comparezca en público y ante las cámaras de televisión, debido al principio constitucional de la separación de poderes.

“Aceptaremos cualquier declaración” de Rice, que fue “muy, muy sincera en su primera reunión con nosotros”, dijo el ex gobernador de Nueva Jersey Thomas Kean, un republicano designado por Bush para encabezar la comisión.

“Pero como comisión creemos unánimemente que (Rice) debería declarar en público. Creemos que es importante que exponga su caso. Comprendemos que hay argumentos sobre la separación de poderes, pero creemos que en una tragedia de esta magnitud ese tipo de razonamientos legales quedan mayormente superados”, dijo Kean a la cadena de televisión Fox.

El miembro de la comisión John Lehman, ex secretario de la armada bajo el presidente Ronald Reagan, dijo que Rice “nada tiene que ocultar, y pese a ello esta actitud da la impresión entre los estadounidenses honestos y la gente de todo el mundo que la Casa Blanca oculta algo, que Condi Rice tiene algo que ocultar”.

“Y si así es, puedo garantizar que no lo hemos descubierto. No hay prueba de ello. Por ello es tan absurda esta situación, es un error político de primera magnitud”, dijo Lehman a la cadena de televisión ABC.

Kean indicó que los miembros de la comisión “seguirán presionando” para que Rice declare en público. Preguntado por la emisión de una citación legislativa, Kean dijo que no está claro que dicha medida legal sea la mejor forma de obtener la información solicitada y si tendrá éxito dada la doctrina del privilegio del poder ejecutivo y la separación de poderes.

“Esta comisión tiene una duración limitada, y no creemos que sea lo ideal enfrascarnos ahora en una batalla judicial en torno a la citación, como tampoco nos ayudará en nuestra conclusión para poder emitir un informe en julio, como es nuestro mandato”, dijo Kean.