Cómo abordar el índice de inversión extranjera

Cómo abordar el índice de inversión extranjera

La principal prioridad de los inversionistas: capacidad tecnológica y de innovación.

Los resultados del Índice de Confianza de Inversión Extranjera Directa, elaborado por Kearney, son buenos para República Dominicana y debemos recibirlos con una sonrisa, pero el regocijo no nos alcanza para reír a mandíbula batiente.

Esto así, porque si bien es cierto que nos mantenemos entre los 25 países emergentes más atractivos para la inversión extranjera, perdimos cuatro posiciones con relación al 2023 a causa, principalmente, de la entrada de otros países a ese selecto club (en América, 5 mercados figuran en el Índice este año, tres más que el año pasado) y estamos ubicados a una distancia de otros países de América Latina y el Caribe que podemos reducir y en varios casos hasta superar en el corto plazo.

Entre los países emergentes, República Dominicana está en la posición 24, habiendo perdido cuatro posiciones frente a 2023, cuando estaba en la posición 20.

Uruguay está en la posición 23 (no figuraba en ese club en 2023) y Colombia está en la 21, tras haber estado en la 18. Perdió tres posiciones.

Perú está en la posición 20, tras haber estado en la posición 19 en 2023 (perdió una posición) y Costa Rica está en la posición 19. No figuraba en el club en el 2023.

Chile está en la posición 14 (estaba fuera del club en 2023) y Argentina está en la posición 8, tras haber estado en la 9 en 2023 (ganó una posición).

Los mayores ganadores son México, que está en la 6 y estaba en la 8 (ganó dos posiciones) y Brasil, ubicado en la posición 5 y estaba en la 7 (ganó también dos posiciones).

En el caso de Brasil, la escalada en el índice lo llevó a la posición 10 a nivel mundial, lo que podría deberse, según el informe, al entusiasmo que ha generado en el mercado el anuncio del ministro de Transporte, Renan Filho, en septiembre de 2023, de que el mercado espera atraer alrededor de 36,6 mil millones de dólares de inversiones privadas en nuevos proyectos ferroviarios y de carreteras durante los próximos tres años.

En el caso México, que regresa al índice principal en el puesto 21 a nivel global después de una pausa de cinco años, el empuje ha sido provocado por los beneficios que está obteniendo de la relocalización de empresas o reshoring, iniciativa que impulsa Estados Unidos para que las empresas trasladen inversiones de Asia y otros continentes a América.

El Índice de Reshoring de Kearney destaca esta dinámica de nearshoring utilizando a México como la clave de su éxito.

En materia de política hacia la inversión extranjera, la principal prioridad de República Dominicana es beneficiarse de esa relocalización de empresas, por lo que debe trabajar competencias que toman en cuenta los inversionistas para escoger el destino de su inversión.

Las capacidades tecnológicas y de innovación, procesos legales y regulatorios eficientes y la facilidad para mover capital dentro y fuera del país se encuentran entre los tres factores principales.

Estas prioridades han relegado a un segundo plano otros temas, como la transparencia y la falta de corrupción y tasas impositivas y la facilidad de pago de impuestos.

El informe señala que este cambio en las preferencias refleja el continuo papel dominante de la tecnología en el impulso de la inversión, así como la creciente necesidad de reducir la fricción en la realización de inversiones, particularmente en una era de regulación cada vez mayor y de rápidos cambios.

Dar respuestas a estos temas nos permitiría escalar en la confianza de los inversionistas a posiciones más apetecibles.

Le puede interesar: Economía de RD crecería en 2024 más del doble que en 2023, con 5.1 %, según el Banco Mundial