Cómo deben manejarse los ronquidos en los más pequeños

El especialista dice que normalmente los ronquidos no representan un problema de salud, sino social

El ronquido se produce por el paso del aire a través de una vía respiratoria estrechada. Estas estrecheces se pueden producir en diferentes alturas de las vías respiratorias, como el vestíbulo nasal, los cornetes, el tabique nasal, las adenoides, las amígdalas palatinas y las linguales… y en cada una de las partes que componen estas vías.
Así lo explica el especialista en otorrinolaringología Luis Felipe Encarnación.
Pero, ¿qué significan estos ronquidos y ¿qué deben hacer los padres cuando sus hijos roncan?
El otorrinolaringólogo señala que para manejar el ronquido en los niños, lo primero es establecer un buen diagnóstico, e identificar de qué tipo de ronquido se está hablando. “Si se produce por un problema en la nariz, entonces se trabaja en esa área, manejando principalmente las alergias, porque los pacientes que sufren de rinitis alérgica y congestión nasal se mejoran significativamente con tratamiento”.
El médico dice que luego hay que identificar si hay alteraciones de la estructura interna de la nariz, si hay estrecheces de nacimiento, huesos desviados… y en cuyo caso, habría que operar, aunque no es lo más frecuente.
“También hay que ver el tamaño de las adenoides, que es la causa principal de los ronquidos en niños y que en más de un 80 % de los casos, solamente con operarlas, se resuelve el problema del ronquido”, asegura el otorrino.
Pasa igual con las amígdalas. Si los ronquidos son causados por estas, habría que operarlas.
Descartar que sea un problema de salud. Luis Felipe Encarnación explica que aunque los padres no deben preocuparse demasiado por el ruido respiratorio durante el sueño, porque la mayoría de las veces no es una enfermedad, el diagnóstico debe hacerlo el especialista.
“Hay que distinguir si el ronquido es verdaderamente un problema de salud o un problema social y de pareja, porque muchas veces las madres van a la consulta porque les preocupa el sonido, pero no porque piensen que tienen una enfermedad”.
Señala que una persona normal debe respirar una vez cada cinco segundos. Si cuando está respirando con ronquidos y la respiración siguiente tarda más de diez segundo sin aparecer, entonces estamos frente a un episodio de apnea obstructiva del sueño, que sí tiene consecuencias en la salud.
En caso de apnea, “sí se trata de una enfermedad potencialmente grave, porque mientras una persona está haciendo pausas respiratorias, su sistema cardiovascular tiene que sobreesforzarse para lograr que el aire entre y para extraer el oxígeno; esto tiene como consecuencia una enfermedad cardiovascular que se llama Cor pulmonale”, explica.
Encarnación señala que también se ha reportado que los niños que tienen apnea del sueño, tienen más alto índice de déficit de atención e hiperactividad, por lo tanto tienen más problemas escolares, los cuales llevan a un retraso en su desarrollo escolar.
En cambio, si el ronquido no se acompaña de apnea, no tiene mayor significación. En este caso, su problema principalmente es social, en el aspecto de que nadie quiere compartir habitación con ellos y son objetos de burlas en el colegio o entre algunos miembros de la familia.
Recomendaciones. El especialista aconseja a los padres que tienen niños que roncan, no despertarlos cuando los escuchen roncar. “Si hay ronquidos es porque están durmiendo, aunque si hay un episodio de apnea y se piensa que cambiándolo de posición podría respirar mejor, pues se puede cambiar. Hay niños que durmiendo boca arriba se ahogan más, ponerlos de lado sin despertarlos puede ayudar a que respiren mejor”, indica el doctor.
Luis Felipe Encarnación tampoco se recomienda despertarlos cada vez que ronquen, porque eso se traduciría en un malestar para los padres, ya que deberían estar pendientes a los ronquidos toda la noche y podrían desvelarse. “Esto afectaría su ritmo de actividad para el día siguiente. Si es una situación frecuente, lo mejor es buscar ayuda médica.