¿Cómo ensañarle a los hijos a tener buen comportamiento?

¿Cómo ensañarle a los hijos a tener buen comportamiento?

Dar una buena educación a los niños será determinante en su comportamiento de vida.

La tarea más importante en la vida de los padres es enseñarle a los hijos a comportarse bien, tomar decisiones adecuadas, es decir, hacer lo correcto. Pero sin embargo, muchas veces los padres aunque quieren que sus niños se comporten bien, no saben como enseñarle.

Como padres, no sé puede asumir que los niños saben lo que es comportarse bien, por tal razón hay que enseñarles cuales cosas son buenas y cuales no deben hacer, de manera que lo entiendan.

A continuación, la la psicóloga y educadora Virginia Pardilla reveló diez formas en siete consejos, como hacer que los hijos tengan un buen comportamiento.

Virginia Padilla en YouTube

1- Ser un ejemplo a seguir para ellos

No hay mejor forma de enseñanza que el ejemplo mismo, cuando le mostramos a nuestros hijos por nuestra conducta como ellos deben comportarse, lo asimilarán mejor debido a que están viendo la forma de hacerlo. Cuando los niños van creciendo, van observando detenidamente el comportamiento de sus papás, y paulatinamente lo reflejan en ellos.

Leer más: ¿Por qué es importante que los niños recojan sus juguetes?

2- Socializar con ellos

Socializar con los niños aumentará la confianza de ellos hacia los padres

Para el buen comportamiento de los niños, es vital que los padres hablen con ellos, pero no hablar sólo lo básico como saludos y un «te quiero», sino también conocerlos, saber que lo que les gusta, saber a qué le tienen miedo, qué les molesta, es decir, conocer la parte emocional de ellos.

3- Establecer reglas y conseucencias

Es de suma importancia que los niños sepan las cosas que no deben hacer, y como padres, no se debe suponer que ellos saben lo que es malo, sino que hay que exponérselos, que ellos entiendan claramente hasta donde pueden llegar en lo que sea que hagan, y si desobedecen que experimenten las consecuencia de las malas acciones.

Sin embargo, tanto las reglas como las consecuencias, deben estar sujetas a la edad del niño, puesto que no se le puede exigir mucho si todavía no tiene una edad necesaria para obedecer esa asignación, al igual que las consecuencias no pueden ser más altas de lo normal para su edad.

4- Ser constantes con las reglas

Después de establecidas las reglas, muchos padres se relajan, y es ahí cuando los niños retroceden y vuelven a comportarse de mala forma. Las reglas deben ser constantes, no se pueden descuidar, porque no sirve de mucho decirlas un día al mes. Obviamente, siempre con amor, pero hay que hacerles saber que las reglas no son para romperse.

5- Negar las necesidades básicas no es buena forma de amonestar

Hay que hacerles entender a los niños lo que está mal

A veces, muchos padres cometen el error de negar cosas que son necesarias para el niño como forma de castigo, sin embargo eso no es amonestación, es maltrato. No importa lo que hagan los niños, cosas como el alimento, dormir, darles cariño, entre otras, son cosas que no están de por medio y que no deben usarse como castigo.

Para amonestar lo primero es hablar con ellos, que ellos entiendan que hicieron mal y porqué esta mal. Darles menos tiempo con los juegos, la televisión y caligrafías, son buenas formas de amonestar a los niños.

6. Elogiar las cosas buenas

Premiar el buen comportamiento del niño sirve de motor para ellos seguir portándose bien

Así como es de suma importancia establecer reglas y consecuencias, también es necesario aplaudir las buenas acciones de los hijos, debido a que esto les dará más ánimo para seguir haciendo las cosas bien, además de que alimentará de forma productiva sus emociones.

7- Darle tiempo para jugar con sus amiguitos

Como es normal, a todos los niños les encanta hacer nuevos amiguitos, y eventualmente jugar con ellos, y como padres el deber es darles su espacio en ese aspecto, siempre y cuando previamente hayan analizado el niño con el que juega el hijo, porque hay que tener en cuenta que los niños también adquieren comportamiento transmitido por otros, pero, si el otro niño con el que comparte nuestro hijo es sano también, será de mucha ayuda en el crecimiento de los hijos que puedan hacer amigos.

Leer más: 7 consejos que nos ayudarán a ser una mejor persona

Publicaciones Relacionadas