Cómo leer los informes económicos

o2

Los reportes económicos de organismos internacionales y bancos centrales tienen muchas páginas, en detalle se refieren a cosas diferentes, pero al final lo que hacen es discutir y concluir sobre cuatro precios (inflación, salario, tasa de cambio y de interés) macro-económicos. Mirándolos de esa manera el lector puede extraer la síntesis, comprender mejor las partes (crecimiento del PIB, fiscal, balanza de pagos), el conjunto y sin intermediarios responderse la pregunta por qué algunos gobernantes (Maduro, Rousseff, Kirchner, Bachelet) están teniendo problemas para retener el poder político.

El crecimiento económico mundial está por debajo de lo que se necesita y las proyecciones no son buenas. Exportando al mismo tiempo todos los países quieren crecer, pero eso no es posible, se necesitan consumidores. Europa no quiere gastar, se aferra a la austeridad; los chinos y japoneses, como cultura, ahorran más de la cuenta, los latinoamericanos consumen mucho, pero no tienen ahorros y están endeudados hasta la coronilla. El modelo mundial está “trancao”, amenazado por el primer aumento de los intereses en nueve años por parte de la Reserva Federal, que todavía no sabe si será 16 de septiembre, en diciembre o en los primeros meses de 2016.

Durante años las mayores economías de la región trataron de cambiar su modelo, de consumo a exportar materias primas, pero desde el 2011 están en problemas con la ralentización china y la caída de precios del oro, plata, cobre, petróleo, soja, maíz entre otras. El FMI estima que el crecimiento regional estará muy por debajo de 1% en 2015, prácticamente en recesión, de hecho Brasil tiene dos trimestres consecutivos con valores negativos. La fuga de capitales ha reducido el valor de las monedas, solo en lo que va del año y con relación al dólar de los Estados Unidos, el peso mexicano devaluó 20%, el brasileño y colombiano 30% y el peso argentino 10%.

Los informes de nuestro Banco Central reportan que tres precios (tasa de cambio, interés e inflación) están bajo control, y es cierto. El salario es otra cosa. Por dos razones la coyuntura externa no ha impactado directamente el peso dominicano, que interanual apenas se ha devaluado 3.17% al 28 de agosto. Uno, la acumulación de reservas internacionales netas del Banco Central aumentaron 12% por los flujos de remesas, turismo y préstamos oficiales, combinados con reducción de la factura petrolera. Dos, el crecimiento económico del país, que promedió 4.26% de 2008 a 2014, no dependió de la venta de oro, plata ni de materias primas, sino del sector interno, que aportó 3.81 puntos porcentuales, mientras el externo tan solo 0.49 puntos. Es decir, el consumo y la inversión en promedio explicaron 90% del crecimiento de la economía.

En el 2015 el crecimiento estará entre 5% y el promedio de los años 2008-2014, más cerca de la primera tasa, la DGII envía la señal, a julio había recaudado $192,530.4 millones, un 6.4% más que enero-julio 2014. La entidad mejoró su eficiencia, porque la mayor recaudación se produjo no obstante el crecimiento económico esperado en 2015 distanciarse del 7.3% en 2014, además de que la caída en los precios internacionales del petróleo y oro disminuyeron el ad-valorem y el impuesto sobre utilidades mineras.