¿Como  perro y  gato?

http://hoy.com.do/image/article/148/460x390/0/24E1EAB7-E673-45DA-9211-A0C5BE85110B.jpeg

EFE/ Reportajes
Muchas parejas intentan mantener un diálogo normal pero lo único que consiguen es pelearse y discutir continuamente. Claves para descubrir qué falla en la comunicación y cómo solucionarlo.

¿Los enfados se producen siempre por las mismas razones o cada vez surgen debido a una razón diferente? ¿Uno de vosotros suele adoptar el papel de verdugo y el otro de víctima? ¿Vuestras discusiones son dialogantes o acaloradas? ¿Llegáis a agrediros  por medio de gritos o con largos y tensos silencios?.

Responder estos interrogantes clave con total sinceridad puede ser un saludable primer paso para comenzar a desandar el camino del enfrentamiento,  y empezar a transitar el de la comunicación.

¡Y mucho mejor si las respuestas las escriben con papel y lápiz, primero uno y después el otro, para después contrastarlas y comentarlas juntos, como un interesante ejercicio práctico destinado a entrenarse en la resolución de conflictos.

También vale la pena analizar en qué medida es uno mismo el responsable de las discusiones violentas o tensas, y cuál es la cuota de responsabilidad del otro miembro de la pareja.

Para dilucidarlo conviene hacerse estas otras preguntas:. ¿Empiezas tú las discusiones o es el otro?. ¿Tu enfado crece y desvanece con rapidez o se mantiene enquistado dentro tuyo durante un tiempo?. ¿Quién suele dar el primer paso para reconciliarse después de las tormentas? ¿Te gustan los conflictos y no sabes mantener una relación sin pelearte?.

Ten presente que en el caso de los conflictos, al igual que en muchas otras áreas de la vida, lo ideal es el término medio: no hay que huir de ellos, peor tampoco ponerlos sobre la mesa a cada instante, reviviéndolos y realimentándolos una y otra vez.

Estrategias para no reñir. Si comunicarte con tu pareja es algo vital para que la relación funcione y avance,  la expresión de las necesidades y punto de vista de cada uno, sin llegar a la pelea o el enfrentamiento, es una de las claves para que la comunicación funcione bien.

Estas son algunas recomendaciones de los expertos en habilidades sociales para aprender a resolver los conflictos  a través de  medio de la negociación en lugar del enfrentamiento, y salir de la dinámica de “perro y gato”, que a la larga conduce a la derrota de ambos contendientes:

Un correo electrónico, un mensaje de móvil o una llamada telefónica, invitando al otro a cenar fuera por la noche o a compartir una salida romántica, pueden cambiar el ánimo.

¿Qué hacer?

1•  Si tienes un carácter impulsivo, detente unos segundos antes de lanzarte y piensa bien en lo que vas a decir, antes de atacar verbalmente a tu pareja.

2- Es muy probable que el solo hecho de “contar hasta 10” y pararte a reflexionar unos instantes, te ayude a atemperar una respuesta o reacción intempestiva.

3-  Si por el contrario, tiendes a retraerte, haz un esfuerzo para no quedarte callado y recluirte en tu mundo interior, deslizándote siempre en la sumisión.

4-  Comienza a hablar aunque no tengas demasiado claro lo que vas a expresar  e ir introduciendo frases que interrumpan el monólogo del otro. Pronto te descubrirás a ti mismo manifestando y defendiendo tus opiniones.    

5-  A veces el orgullo hace que nos cueste reconocer algunos errores o pedir disculpas.

6- En estos casos, utilizar el sentido del humor y la imaginación, a menudo es el mejor camino para hacer las paces con la pareja. Intenta reírte y desdramatizar las situaciones, y admite que a veces metes la pata hasta la ingle.

En el caso de los conflictos, al igual que en muchas otras áreas de la vida, lo ideal es el término medio: no hay que huir de ellos, peor tampoco ponerlos sobre la mesa a cada instante, reviviéndolos y realimentándolos una y otra vez.  Si tienes un carácter impulsivo, detente unos segundos antes de lanzarte y piensa bien en lo que vas a decir, antes de atacar verbalmente a tu pareja. “Contar hasta 10” y reflexionar unos instantes, ayuda a recuperar la calma. Cuando el orgullo hace que nos cueste reconocer algunos errores o pedir disculpas, utilizar el sentido del humor y la imaginación, reírse y desdramatizar las situaciones, suele ser el mejor camino para hacer las paces.
EFE/ Reportajes

Muchas parejas intentan mantener un diálogo normal pero lo único que consiguen es pelearse y discutir continuamente. Claves para descubrir qué falla en la comunicación y cómo solucionarlo.

¿Los enfados se producen siempre por las mismas razones o cada vez surgen debido a una razón diferente? ¿Uno de vosotros suele adoptar el papel de verdugo y el otro de víctima? ¿Vuestras discusiones son dialogantes o acaloradas? ¿Llegáis a agrediros  por medio de gritos o con largos y tensos silencios?.

Responder estos interrogantes clave con total sinceridad puede ser un saludable primer paso para comenzar a desandar el camino del enfrentamiento,  y empezar a transitar el de la comunicación.

¡Y mucho mejor si las respuestas las escriben con papel y lápiz, primero uno y después el otro, para después contrastarlas y comentarlas juntos, como un interesante ejercicio práctico destinado a entrenarse en la resolución de conflictos.

También vale la pena analizar en qué medida es uno mismo el responsable de las discusiones violentas o tensas, y cuál es la cuota de responsabilidad del otro miembro de la pareja.

Para dilucidarlo conviene hacerse estas otras preguntas:. ¿Empiezas tú las discusiones o es el otro? ¿Tu enfado crece y desvanece con rapidez o se mantiene enquistado dentro tuyo durante un tiempo?. ¿Quién suele dar el primer paso para reconciliarse después de las tormentas? ¿Te gustan los conflictos y no sabes mantener una relación sin pelearte?.

Ten presente que en el caso de los conflictos, al igual que en muchas otras áreas de la vida, lo ideal es el término medio: no hay que huir de ellos, peor tampoco ponerlos sobre la mesa a cada instante, reviviéndolos y realimentándolos una y otra vez.

Estrategias para no reñir. Si comunicarte con tu pareja es algo vital para que la relación funcione y avance,  la expresión de las necesidades y punto de vista de cada uno, sin llegar a la pelea o el enfrentamiento, es una de las claves para que la comunicación funcione bien.

Estas son algunas recomendaciones de los expertos en habilidades sociales para aprender a resolver los conflictos  a través de  medio de la negociación en lugar del enfrentamiento, y salir de la dinámica de “perro y gato”, que a la larga conduce a la derrota de ambos contendientes:

Un correo electrónico, un mensaje de móvil o una llamada telefónica, invitando al otro a cenar fuera por la noche o a compartir una salida romántica, pueden cambiar el ánimo.