Cómo prevenir la bacteria neumococo

Seguro la mayoría de las personas han escuchado hablar sobre el neumococo, pero realmente, ¿saben qué es y qué puede ocasionar?

El neumococo es una bacteria que normalmente vive en la nariz y garganta del ser humano y puede llegar a ocasionar enfermedades graves; la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado que el neumococo es la principal causa de muertes prevenible  por vacunación en niños menores de cinco años.

Además  es capaz de provocar distintas enfermedades desde la otitis media, que es la inflamación del oído y suele manifestarse principalmente por dolor, fiebre, escalofríos y llanto intenso en el primer año de vida; hasta  enfermedades graves  bacterianas  o infección en la sangre; neumonía, infección en el pulmón; y meningitis, que es la inflamación de  las membranas  que recubren el cerebro.

Estas enfermedades pueden poner en riesgo la vida del niño y dejar secuelas graves para toda la vida, como: pérdida parcial o total de la audición,  crisis convulsivas y retraso del desarrollo y aprendizaje e inflamación de las membranas del cerebro,  entre otras.

¿Quiénes son más vulnerables?

Según estudios, los niños menores de dos años y los adultos mayores de 65  no cuentan con un sistema inmunológico suficiente que enfrente bacterias como esta.

En los niños pequeños esto ocurre  por inmadurez de su sistema de defensas que los deja vulnerables ante este riesgo.  

Algunos niños pueden estar más  propensos a padecer alguna enfermedad causada por neumococo que otros; entre ellos están los que conviven con padres fumadores o padecen alguna afección pulmonar crónica.

Neumococo y antibióticos

En algunos casos las enfermedades causadas por el neumococo pueden curarse con antibióticos, sin embargo, este ha aprendido a defenderse de los antibióticos, lo que obliga a usar medicamentos más fuertes y con mayores dosis.

Vacuna contra el neumococo

Puede atacar principalmente durante los primeros doce meses de vida, por lo que se debe iniciar oportunamente la vacunación a los dos meses de edad, continuando a los cuatro a seis meses; con el fin de que tenga las defensas y anticuerpos suficientes.

¿Cuando debe aplicarse el refuerzo?

Debe aplicar a los doce o quince  meses de edad. Esta es  la dosis que permitirá que se extienda la protección  de la vacuna por varios años.

Recomendaciones

Debido a que los lactantes o menores de dos años, los niños pequeños, al igual que los menores con deficiencia inmunológica, son la población con mayor riesgo de contraer estas infecciones, ya que su organismo no tiene todavía las suficientes defensas naturales para hacer frente a estas bacterias. Por lo que se recomienda el lavado intensivo de manos con agua corriente y jabón, tanto del niño como de la persona que lo cuida. 

Las claves

1.  Enfermedades que causa.

Neumonía, meningitis y bacteriemia o infección de la sangre. El neumococo también causa infección del oído medio u otitis media,

2.  Frecuencia

Ocurre a menudo durante los meses de invierno.

3.  Vacunación

Todos los niños menores de 2 años deben recibirla, según la OMS.

Zoom

Recomendaciones de higiene

Use jabón y agua corriente. Lave  las superficies de la mano, dorso, muñecas, dedos y debajo de las uñas. Las uñas  deben mantenerse recortadas. Seque las manos con una toalla individual (preferiblemente desechable). 

Los ancianos, personas que viven en asilos,  y albergues son propensos a enfermarse esto a consecuencia del hacinamiento.  Por eso actúe a tiempo frente a lo que puede parecer una  gripe.