Cómo prevenir riesgos a la salud en el lugar de trabajo

19_09_2016 HOY_LUNES_190916_ ¡Vivir!4 C

Médico familiar / Prevencionista de riesgos laborales, gerencia de calidad del HGPS
Hoy en día el tema de la salud y la seguridad en el lugar de trabajo se ha convertido en un elemento de interés dentro de los diferentes sectores institucionales, empresariales e industriales, empezándose a ver la prevención de riesgos laborales como un factor determinante para conservar la salud laboral de los colaboradores, para mejorar la satisfacción profesional y por consiguiente, la calidad de la atención al cliente, la productividad y la reducción de costos a través de la prevención de incidentes, accidentes y enfermedades ocupacionales.

Cómo podemos definirla. Cuando nos referimos a la salud laboral hablamos del equilibrio entre las diferentes actividades laborales que desarrolla el individuo dentro del entorno, ambiente y organización del trabajo y los tres componentes que integran al ser humano: el biológico u orgánico, el psicológico o mental y el social, que es relativo a la familia, pareja, amigos, trabajo y sociedad, lo que hacen del hombre un ente biopsicosocial, en ese sentido es pertinente conocer las circunstancias de trabajo que pueden afectar este triple bienestar y alterar la salud de un trabajador, pero sobre todo saber qué condición nos representa una situación peligrosa haciendo posible la ocurrencia de un evento no deseado.

El concepto de riesgo laboral se refiere a la probabilidad de que un objeto, material, sustancia o evento, desencadene dentro del lugar de trabajo un daño o lesión a la salud del trabajador, los equipos o maquinarias, materiales y medio ambiente, en ese mismo orden existe otro término a tomar en cuenta, que es el de “factor de riesgo”, el cual hace referencia a la existencia de agentes –dígase sustancias, materiales, equipos, ambiente y acciones humanas– que encierran una capacidad potencial de producir lesiones o daños físicos y psicológicos, y cuya probabilidad de que este daño ocurra va a depender de la eliminación y/o control del agente.

No todos los trabajos presentan los mismos factores de riesgo para el trabajador, ni estos factores pueden provocar daños de la misma magnitud. Todo depende del lugar y de la tarea que nosotros desempeñemos en el trabajo que realizamos.

Por ejemplo, si soy empleado de un comercio, algunos riesgos laborales podrán ser accidentes por el contacto con fuentes de energía eléctrica, posibles robos o asaltos al local comercial, accidentes provocados por escapes e inhalaciones de gas, caídas desde escaleras, heridas por rotura de vidrios, etc.

Pero muy distinto sería si lo comparo con el trabajo de, por ejemplo, mi papá, que se desempeña como empleado de un taller metalúrgico.

Su riesgo laboral es otro, y es más propenso a los accidentes, porque además se considera un trabajo de “fuerza”: él podrá sufrir quebraduras o traumatismos por contacto con metales o elementos pesados, heridas de distinta magnitud por cortes, accidentes con máquinas eléctricas como las caladoras o las máquinas para soldar, entre otros.

El riesgo, entonces, acondiciona el entorno para la ocurrencia de un evento no deseado, mientras que el factor de riesgo actúa como la circunstancia desencadenante, por lo cual es necesaria esta combinación en un lugar y un momento determinado para que dicho evento o enfermedad ocurra.

Estos conceptos nos permiten tener una visión más amplia antes de conocer los diferentes riesgos y agentes a que estamos expuestos durante la ejecución de nuestras tareas diarias y antes de implementar cualquier medida de seguridad para la prevención de enfermedades y accidentes en el lugar del trabajo.

Importancia de la prevención de riesgos laborales

La prevención de riesgos laborales debe ser incluida dentro de los pilares fundamentales de la organización y política de toda institución o empresa, puesto que la aplicación de sus estrategias garantizará que el principal activo, es decir el capital humano, esté sano y seguro dentro de las instalaciones, lo que permitirá a su vez el buen funcionamiento de sus actividades y de la calidad del servicio. A esto se suma que su implementación contribuye a disminuir la ocurrencia de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, lo que facilita el trabajo en condiciones seguras además de generar un alto nivel de satisfacción y motivación laboral aumentando la productividad y beneficios de la empresa.

Una vez detectadas las situaciones de riesgo, se expondrán las medidas a tomar y el plazo para llevarlas a cabo. Los plazos darán prioridad a los riesgos más importantes o más graves. Se designará un responsable para su realización y se dotarán los recursos necesarios, materiales o humanos.
El responsable de la prevención puede ser el mismo empresario o puede designar a un trabajador si tienen la capacidad formativa suficiente. También se puede acudir a servicios de prevención ajenos.

 

Cuáles factores de riesgos laborales están presentes

Existe gran cantidad de factores de riesgos que atentan contra la salud y la seguridad de los trabajadores y la disciplina encargada de identificar, evaluar y controlar esos aspectos es la prevención de riesgos laborales, la cual aplica un conjunto de actividades o medidas adaptadas a todas las fases de una actividad laboral con el fin de evitar o disminuir las posibilidades de que los empleados sufran daños derivados del trabajo, ya sean estos enfermedades o accidentes. Los factores de riesgo se clasifican en:
Psicosociales. Son aquellos relacionados directamente con el trabajador y su capacidad de respuesta, el ambiente laboral, sus demandas y las exigencias propias del tipo de trabajo y el entorno social, lo cual puede causar desajustes físicos y emocionales en determinados momentos, afectando la salud física, mental y el rendimiento.
Disergónomicos. Involucra todos aquellos agentes o situaciones que tienen que ver con la adecuación del trabajo, o los elementos de trabajo de acuerdo a la fisonomía humana.
Biológicos. Incluyen todos los agentes orgánicos (hongos, bacterias, parásitos, virus, entre otros), que se encuentran presentes en el ambiente de trabajo y pueden causar daños o enfermedades al personal por tener contacto con él.
Físicos. Se refiere a todos aquellos factores ambientales que dependen de las propiedades físicas de los cuerpos, tales como ruido, iluminación, radiación ionizante, radiación no ionizante, temperatura elevada y vibración.
Químicos. Son sustancias que por el manejo o exposición, entran en contacto con el organismo, bien sea por inhalación, absorción o ingestión.