Cómo se vive la experiencia de vender libros en estos tiempos? Tres importantes libreros responden

libros

“Sin escritores no hay librerías. Sin librerías no hay feria de libro”, con estas palabras Juan Báez dio la bienvenida al coloquio En el regazo de la historia, cuyo objetivo era exponer la experiencia de tres libreros de República Dominicana para que los asistentes a la Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2016 conozcan la importancia de este oficio.

El evento fue realizado en el Salón de Conferencia de la Feria del libro, contó con la participación de Virtudes Uribe, Sergio Collado y Daniel Liberato, quienes contaron la historia de las librerías La Trinitaria, Amengual y La Filantrópica, respectivamente.

Historia de La Trinitaria

La Trinitaria, que el 22 de noviembre cumplirá 48 años, se convirtió en la primera librería en ofrecer exclusivamente libros dominicanos, así lo explicó Virtudes Uribe al tiempo de asegurar que esta decisión la tomó en 1985 al ver la necesidad existente en la época. Gracias a esto, República Dominicana participó en 1996 en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, siendo la primera vez en tener presencia en un evento de esta índole en el extranjero.

Uribe recordó que cuando La Trinitaria se mudó a la Ciudad Colonial, existían 18 librerías, de las que solo quedan cuatro en la actualidad. Además, habló de las dos ocasiones en que tuvo inconvenientes para ingresar libros al país: una durante los 12 años del gobierno de Joaquín Balaguer y la otra a principios del mandato de Antonio Guzmán.

La Filantrópica,  librería especializada

De su lado, Daniel Liberato contó que La Filantrópica abrió en la calle del mismo nombre antes de mudarse a Las Mercedes, en la Ciudad Colonial. Al empezar sus estudios en Derecho se dio cuenta de que no se podían adquirir libros de este tipo, incluyendo la Constitución de la República. Esto le motivó a especializar la librería en libros de esta profesión, convirtiéndola en la primera del país en hacerlo.

Para Liberato, todo el que va a una librería está detrás del conocimiento, por lo que expresó su gran satisfacción de dedicar su vida a un oficio tan honorable como este. Tras su ponencia, Juan Báez recordó que en La Filantrópica se grabaron escenas de las películas “El Padrino II”, del director Francis Ford Coppola, así como “Habana”, dirigida por Sydney Pollack y producida por Universal Pictures.

La experiencia de Amengual 

Sergio Collado secundó a Liberato al afirmar que no hay mejor profesión que la creada por los libreros y habló sobre Amengual, librería que ha pertenecido a su familia por tres generaciones, por lo que creció entre paquitos. Collado contó que los caliés de la dictadura de Trujillo le hicieron comer seis páginas de un libro a su abuelo y luego le incautaron todos los ejemplares de la librería. Sin embargo, esto no le hizo perder su interés y decidió mantener el negocio con la importación de libros y revistas.

En ese sentido, mostró las revistas extranjeras que circularon en República Dominicana, gracias a Amengual, y cómo se creó la cultura del trueque de paquitos y novelas entre los jóvenes.

El evento se realizó en el marco de la XIX Feria Internacional del Libro y continuará en la semana con las ponencias de libreros extranjeros y enciclopedistas invitados al magno evento de la cultura dominicana.