¿Cómo sería la política exterior de EEUU si Donald Trump fuera presidente?

republicanos

WASHINGTON.  Donald Trump carece por el momento de asesores diplomáticos, según él mismo ha admitido, pero ello no le ha impedido multiplicar las declaraciones extremistas sobre la política exterior que llevaría a cabo en caso de acceder a la presidencia de Estados Unidos.

Favorito para ganar la investidura republicana para las elecciones presidenciales del 8 de noviembre, este vociferante magnate impulsaría la construcción de un muro en la frontera con México financiado por los mexicanos, expulsaría a 11 millones de inmigrantes clandestinos, prohibiría el ingreso a los musulmanes, destruiría al grupo Estado Islámico, haría una guerra comercial a China, Japón y México, y se acercaría a la Rusia de su admirado Vladimir Putin.

Hace semanas que Donald Trump está por divulgar la lista de sus consejeros en política extranjera, de la cual debería surgir su eventual secretario de Estado. Pero siempre posterga el anuncio. Interrogado al respecto el martes por la cadena MSNBC, el precandidato republicano respondió: “Sí, hay un equipo”, antes de admitir: “Bueno, en realidad… no hay equipo”. “Voy a montar un equipo. Me reuní con bastante más de tres personas y conformaré un equipo cuando llegue el momento”, se defendió, vanagloriándose del apoyo que le brindó Jeff Sessions, un senador por Alabama.

También mencionó con “mucho respeto” a uno de los principales referentes de los círculos de influencia de Washington, Richard Haass, un exdiplomático que dirige el centro de investigación Council on Foreign Relations (CFR). Haass reconoció que se había reunido con Trump en agosto, pero se desmarcó claramente del sulfuroso multimillonario: “Siendo presidente del CFR, no respaldo a ningún candidato. Propongo encuentros con todos los candidatos, y ya lo he hecho con varios, tanto demócratas como republicanos”, precisó el experto en su cuenta de Twitter.

Por otra parte, según la prensa estadounidense, unos 110 diplomáticos cercanos al Partido Republicano acaban de firmar una carta abierta en la que denuncian la política exterior promovida por Trump, considerándola negativa para la seguridad nacional.
En privado, diplomáticos estadounidenses, así como sus pares extranjeros, manifiestan su preocupación acerca de las consecuencias que una presidencia de Trump tendría sobre las relaciones de Washington con el resto del mundo.