Cómo son las líneas de Blaschko, las rayas invisibles que tenemos en la piel?

Cómo son las líneas de Blaschko, las rayas invisibles que tenemos en la piel?

Aunque no las veamos, ahí están desde que nacemos: rayas en todo nuestro cuerpo, de la cabeza a los pies.

Suben y bajan por nuestras extremidades, hacen espirales en nuestras cabezas, se pasean por nuestras caras, hacen estilizadas vs. en nuestra espalda y garabatos en nuestras caderas.

A pesar de ser invisibles, el dermatólogo alemán Alfred Blaschko empezó a sospechar de su existencia cuando, a finales del siglo XIX, revisó lo hallado en su investigación sobre erupciones, marcas de nacimiento y lunares en la piel de sus pacientes.

Había notado que muchas seguían patrones similares, como si hubiera caminos ya trazados por los cuales transitar.

Puede leer: Solve for Tomorrow 2023 arranca con fuerza: más de 8,800 estudiantes participaron este año

Ya se conocían otras líneas, como las de Langer, que son las que tienden a seguir los cirujanos al hacer incisiones pues marcan los lugares de menor tensión en la piel y pueden ayudar a que las heridas sanen mejor.

Se sabía que estas eran paralelas a la orientación natural de las fibras de colágeno en la dermis y generalmente perpendiculares a las fibras musculares subyacentes.

Lo curioso de esas líneas era que no se correspondían con nervios o vasos sanguíneos, ni con el sistema muscular o el linfático.

El misterioso patrón sólo se volvía visible bajo circunstancias muy específicas.

Tras recopilar datos de un grupo de pacientes con ciertas afecciones de la piel, y mapear la distribución de sus lesiones, en 1901, el dermatólogo alemán presentó sus hallazgos en un congreso de dermatología.

Aunque cuando murió en 1922, Blaschko era célebre más que todo por su lucha contra las enfermedades venéreas con conceptos de higiene social adelantados a su época, su trabajo sobre enfermedades lineales de la piel ya era reconocido.

Remolinos

Un siglo después de que Blaschko revelara las imperceptibles líneas, el médico Rudolf Happle, junto con Atessa Assim, de la Universidad de Marburgo, Alemania, añadieron más detalles al mapa de nuestros cuerpos.

Con el objetivo de elaborar un patrón integral, examinaron 186 casos con lesiones en la cabeza y cuello.

Encontraron que en la cara, las líneas de Blaschko «muestran una configuración en forma de reloj de arena que converge en la raíz nasal. Sin embargo, en varias áreas estas líneas se cruzan en un ángulo de casi 90°. En el cuero cabelludo forman una configuración en espiral».

Publicaciones Relacionadas