Cómo y en qué gastan los partidos los aportes del Estado

teofilo-quico-tabar

Dirigentes políticos, analistas, funcionarios de la Junta Central Electoral como de la Cámara de Cuentas, se han expresado sobre la forma en que los partidos se nutren de recursos, pero cuando se refieren a los aportes que les hace el Estado por vía de las asignaciones presupuestarias, ponen énfasis en los llamados soportes, como manera de decir que hay gastos que no tienen respaldo. O sea, sin documentos que avalen la forma en que se gastaron esos dineros.
Pero, si bien desde el punto de vista contable o administrativo es importante que todo gasto esté amparado por documentos, no es menos cierto que cualquier persona encargada de las finanzas de alguna institución, con conocimiento y habilidad, puede hacer que se llenen esos requisitos. Lo que debería preocupar más a las autoridades y a la sociedad es, en qué y cómo se gastan los cientos de miles de millones de pesos que se les entregan a los partidos, así como fiscalizar su ejecución.
Si se habla de Ley Electoral y de Partidos, debería aprovecharse para establecer un Código que regule, en porcentajes y cantidades, la forma en que debe invertirse el dinero entregado a los partidos por parte del Estado, y que se ciñan a un patrón común.
Debería establecerse, por ejemplo, qué porcentajes deben invertir en formación, organización, gastos administrativos, propaganda, viáticos, etc., y que se fiscalice. Porque mucha gente de los propios partidos vive poniendo en dudas, públicamente, la forma “medalaganaria” en que gastan el dinero. Pero habría que tener mucho ojo, porque los viajes, donaciones, regalos, como cualquier otra cosa, se crean o se inventan. Y los soportes también. Además, no debería depender de dos o tres dirigentes, sino de los organismos superiores.
Sería importante para comenzar, que la Junta Central Electoral y la propia Cámara de Cuentas, publiquen detalladamente la forma en que los partidos han gastado los dineros, por lo menos, de los últimos ocho años. Y que a partir de ahora sea obligatorio publicar mensualmente los gastos, detalladamente.
Cuánto han invertido en formación y organización, que deberían ser los dos pilares que soporten los partidos. Pero habría que ver también, cómo se distribuyeron los gastos administrativos, incluyendo los sueldos de los dirigentes. Quienes son y qué hacen esas personas que reciben los salarios. Pero igualmente, quienes recibieron dietas y qué gestiones han realizado. Porque los viajes, dietas y dádivas podrían ser reales o inventadas. También sería bueno saber, cuánto se invierte en cada ciudad o comunidad. Para que cada dirigente local como la sociedad lo sepa.
Qué bueno resulta escuchar a las autoridades de la JCE y la CC hablar de regularizar los partidos y los recursos que reciben del Estado, que es lo mismo que decir del pueblo. Porque los partidos, como soporte fundamental de la democracia, deben ser los primeros en dar ejemplos de institucionalidad democrática. Y que me perdonen los políticos que no entiendan esta propuesta, pero es en beneficio de sus propios partidos, y sobre todo de la democracia.