Compañeras lloran desconsoladas muerte de segunda teniente de Amet

amet

Ver y escuchar llorar a estas agentes de la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET) la muerte de su compañera de trabajo, la oficial Mercedes del Carmen Torres Báez, conmueve hasta al más insensible.

La muerte de la segunda teniente de la Amet, a manos de desconocidos, es una fotografía que dice cómo anda la sociedad, una delincuencia cobrando cada vez más víctimas inocentes y una ciudadanía indefensa ante la amenaza de la inseguridad imperante en cualquier esquina del país, a pesar de los esfuerzos de la Policía Nacional (PN) y de otros organismos.

 

 

Este redactor no pudo contener las lágrimas al escuchar frases como “amiga querida, tan seria y trabajadora, que dolor tan grande”, expresiones de dolor e impotencia, desde lo más profundo de los corazones de estas camaradas que fueron a apoyar y solidarizarse con su amiga, pero que al llegar a la morgue del Hospital Ney Arias Lora se tropezaron con la triste noticia.

Mercedes Torres nunca se imaginó que realizando su labor agilizando el tránsito en el puente Jacinto Peynado,  que comunica al municipio Santo Domingo Norte con el Distrito Nacional, iba a encontrar la muerte.