Compartir juguetes

http://hoy.com.do/image/article/479/460x390/0/C4CCDB4D-1DDB-4B07-9195-505A747BE22A.jpeg

Para un niño, aprender a compartir es un proceso largo que cuesta un tiempo y requiere un aprendizaje, ya que compartir no es una característica innata del ser humano y, de hecho, nos cuesta mucho incluso de adultos, a pesar de saber que es algo positivo.

Los niños, al principio, lo quieren todo para ellos, pero con el tiempo y un buen modelo a imitar, aprenden que compartir les hace más felices que estar solos con un montón de juguetes. Enséñale que compartir es convivir. Aprender a compartir es algo que los niños hacen con dificultad ya que, durante los 6 primeros años de vida, el ser humano es, por naturaleza, egocéntrico. Ser egocéntrico supone una manera de ver el mundo desde la perspectiva de uno mismo, sin saber ponerse en el lugar de los demás.

Mientras más pequeños son más les cuesta compartir. La mayoría de niños pequeños necesitan poseer muchos objetos, puesto que esto les da seguridad en sí mismos y en su entorno. Aprender a compartir es un proceso que se va desarrollando con el tiempo y la educación, no es una característica innata que como seres humanos poseamos, es algo que se aprende poco a poco. Los niños pequeños piensan mucho en sí mismos y en lo que quieren o necesitan. El comenzar a pensar en las necesidades de otros es el principio de aprender a compartir. Pero es fundamental saber enseñárselo ya que de esta manera se aprende a convivir. Aquí es donde los padres juegan un papel fundamental, ya que son el punto de referencia y el modelo a imitar. Elige ahora los juguetes que tu hijo no use y estén en buenas condiciones y ve con ellos a entregarlos a quienes lo necesitan.

Saber más

1. ¿Cómo enseñar a los niños?

No se trata de obligarle sin más a compartir, llamándole egoísta si lo quiere todo para él y no comparte nada. Egoísta es aquella persona que se puede poner en la piel del otro y no lo hace porque no quiere; pero los niños simplemente no son capaces de ponerse en el lugar del otro. Un error muy común que cometen los padres es decir a los niños que todo es de todos.