Compitiendo en desventaja

El contrabando y la presencia en el mercado interno de proveedores que escapan a regulaciones y tributos aparecen mes por mes como agresiones de competencia desleal contra la industria y el comercio formales preocupados por la pérdida de rentabilidad. Otrosfactores que deben ser corregidos obran contra el clima de inversiones y negocios. La función social empresarial de crear empleos de calidad, someterse a las tasas de la DGII y Aduanas y contribuir al crecimiento del Producto Interno Bruto en más de un 80% amerita un grado de protección que no alcanza la magnitud que conviene al normal funcionamiento de la economía. La introducción ilegal de artículos de consumo masivo (combatida pero creciente) y los submundos que logran producir y distribuir bienes sin que ninguna autoridad grave y certifique su calidad niegan vigencia a la plena equidad que debe primar en el país.

Aplicación eficaz por entes estatales de reglas de juego auspiciosas a los capitales vigentes y formales y a los inversionistas en potencia que estén dispuestos a desarrollarse con iniciativas transparentes de origen local o que lleguen a estas playas en la suposición de que no faltarán garantías para instalarse bajo condiciones favorables y de estabilidad en las normativas que les aplicarán. La competencia desleal es enemiga de la prosperidad y coloca en aguda desventaja a quienes pagan impuestos que entonces resultan injustos.

Los peligros de la presión excesiva

El déficit de atención primaria como entrada al sistema hospitalario es ya un preocupante riesgo mayor para la salud y vida de pacientes, sobre todo de los niños bajo azote de una epidemia de dengue que abarrota los centros de mayor nivel, única opción para mucha gente pobre por no existir desde antes un amplio acceso a dispensarios sectoriales enfocados en auxilios tempranos y expeditos. En cambio la red de hospitales grandes, pero gerencialmente difíciles y limitados en sus recursos humanos, de logística y biotecnología están sometidos a una sobredemanda crítica que tiende a disminuir la calidad del servicio; bajo presión por estar poco disponibles allí los medios de laboratorio para diagnósticos certeros. Las aglomeraciones son enemigas de la atención personalizada a cada desdichado ser prendido en fiebre y con las defensas bajas.