Complicaciones oculares del paciente diabético

v1

La diabetes es una enfermedad crónica que afecta diversas partes del cuerpo: la vista no es la excepción.
Esta enfermedad es una de las causas principales de ceguera en estos pacientes.
Entre las enfermedades más comunes en los ojos del paciente diabético figuran retinopatía diabética, el edema macular y la degeneración macular; además de la catarata, el glaucoma y la baja visión, así lo explicó Rosa Fernández, directora del departamento de Oftalmologia del Instituto Nacional de Diabetes, Endocrinología y Nutrición (INDEN).
Fernández advirtió que la retinopatía diabética es la afección más común del ojo diabético y además la principal contribuyente de los nuevos casos de ceguera en adultos entre los 20-75 años de edad.
“La retinopatía diabética es la principal causa de ceguera y debilidad visual irreversible en los adultos” ,dijo la médica.
Síntomas. La especialista aseguró que al inicio, la retinopatía diabética puede ser una condición silente, no produciendo síntomas visibles para el paciente, una vez avanza la enfermedad el paciente nota visión borrosa que irá empeorando con el tiempo.
“Pueden presentarse manchas oscuras o negras en la visión que aumentan con el tiempo debido al sangrado dentro del ojo y pueden llegar a pérdida definitiva de la visión que en muchos casos es irreversible”, advirtió Fernández.
Prevalencia. Durante los primeros veinte años de la enfermedad, casi todos los pacientes diabéticos de tipo 1 y más del 60% de los pacientes diabéticos de tipo 2 desarrollan esta grave complicación.
En el grupo de diabéticos en que la enfermedad aparece más precoz es en la diabetes tipo 1; el 85% de los casos de ceguera ha sido atribuido a la retinopatía diabética. En los diabéticos tipo 2 o diabetes que aparece después de los 40 años, un tercio de los casos de ceguera legal (aun con cierto nivel de visión, alguien incapacitado para el trabajo) ha sido atribuido a la retinopatía diabética.
Tratamiento. La oftalmóloga especificó que durante las tres primeras etapas de la retinopatía diabética no se necesita un tratamiento, a menos que el paciente tenga un edema macular.
“Para prevenir el progreso de la retinopatía diabética, las personas con diabetes deben controlar los niveles de azúcar en la sangre, la presión arterial y el colesterol”, precisó.

Aseguró que una vez la condición avance, se utilizarán diversos métodos como la fotocoagulación láser, inyección de medicamentos intravitreos, cirugía ( vitrectomia), entre otros.