Compras para la decoración navideña

compras navidad

La verdad es que el espíritu navideño ya tocó las puertas y nuestras tiendas están rebosadas de artículos festivos y decoraciones para la época.
Eso nos hace saltar a ver todo lo que tienen los escaparates y querer llevarnos todo para la casa.
Aunque dejarse contagiar por la alegría navideña es un escape al estrés y hasta una terapia, no debemos armar la locura y que luego se lamenten nuestros bolsillos o que no sepamos qué hacer con tanto coroto que hemos comprado.
La idea es hacer compras inteligentes que se acomoden al presupuesto y que podamos lucir nuestros espacios festivos pero elegantes y correctos.
Ya que hemos reparado y limpiado lo que hacía falta en el hogar seguimos con un presupuesto de lo que podemos disponer en materia económica para la decoración navideña. Igualmente hacer una relación de las cosas que podemos hacer por nosotros y las que necesitamos contratar.
No todo el mundo dispone de aquella vena artística que le permite hacer una decoración hermosa o la facilidad de hacer de tripas corazón.
Ya resueltos los primeros puntos podemos hacer nuestra búsqueda en las tiendas de las cosas que vamos a necesitar. Si se va a colocar un árbol, revisar que el anterior esté en buenas condiciones o si necesitamos uno nuevo. Invertir en un buen árbol es buena idea pues te durará más tiempo y se verá mejor. De igual manera las luces deben ser de buena calidad para que se luzcan y no tengas accidentes a mitad de la temporada.
En los adornos que van a decorar el árbol podemos ahorrar un poco pues una vez colocados el precio no es necesariamente lo que los hace hermosos y en general es lo que cambiamos con mayor frecuencia. Claro está, hay quienes sueñan con aquel árbol ideal que les toma algunos años armar y prefieren adornos de calidad.
Están también los detalles decorativos para las mesas auxiliares, como figuras alegóricas, Santas, ángeles y nacimientos que no está de más mirar uno que otro en las tiendas.
En el área de textiles busca los cojines y ropa de cama y no olvides alguna alfombra para la entrada de la casa.
Aunque tengas tu tienda favorita no compres en el primer lugar que vayas, trata de ver al menos tres opciones para que puedas comparar antes de decidirte.
Una buena idea es usar las redes sociales de los establecimientos o sus páginas web para que desde casa puedas ver las opciones y ya sepas lo que vas a ir a buscar.
Siempre revisa primero lo que tienes en casa, es casi seguro que encontrarás cosas que puedes utilizar o cambiar de lugar para que así hagas compras más eficientes.