Compras turismo de productos agro alcanzan US$600 millones

Andrés Marranzini, Joel Santos y Osmar Benítez firman acuerdo

Las compras de productos agropecuarios del sector turístico llevan un ritmo de crecimiento de un 10% anual, y en el último año han alcanzado la cifra de US$600 millones.
Esos datos fueron dados a conocer durante la firma de un acuerdo entre la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD) y la Asociación de Hoteles y Turismo de la República Dominicana (Asonahores), con el objetivo de promover el consumo de productos agrícolas y agroindustriales dominicanos en los establecimientos miembros de la entidad.
El convenio busca dinamizar el consumo de productos de cosecha y manufactura local para beneficio de los productores dominicanos, al tiempo que se garantiza la calidad de la oferta y la seguridad de suplir de manera efectiva la demanda de productos agropecuarios que tiene el sector turístico.
El acuerdo fue firmado por Osmar Benítez, presidente ejecutivo de JAD; Joel Santos y Andrés Marranzini presidente y vicepresidente ejecutivo de Asonahores respectivamente.
Ambas entidades se comprometen a diseñar proyectos comunes para lograr encadenamientos productivos participativos con modelos de producción flexibles, donde se aproveche la economía de escala y se supla la demanda de productos requeridos por los miembros de Asonahores.
Benítez ponderó la alianza con Asonahores, tras afirmar que esa entidad representa al sector más dinámico de la economía, el cual causa un efecto multiplicador en la agropecuaria y agroindustria.
Dijo que de acuerdo a un estudio, cada turista que visita el país consume un promedio de US$129 en alimentos, tabaco y bebidas. Además revela que el sector turístico compra más del 90% de esos productos en el mercado local, reduciendo así las importaciones a menos de un 10%.

De su lado, el presidente de Asonahores resaltó la importancia de esta alianza estratégica que beneficia a los productores agropecuarios locales, implementando medidas para elevar la calidad de los rubros dominicanos y mejorar los niveles de inocuidad, de manera que el sector turístico reduzca las importaciones de estos productos y por ende bajen los costos operativos.

“El turismo tiene que ofrecer calidad y si la producción local tiene los estándares que se requieren, el sector turismo puede consumir aún más de lo que ya consume, ampliando su aporte a la economía del país”, sostuvo Santos.