Comunidad evangélica resalta aspectos positivos y negativos de la nueva Constitución

http://hoy.com.do/image/article/486/460x390/0/889C34C9-C918-435F-AFA9-EEBFAAD18699.jpeg

El reverendo Reynaldo Franco Aquino, presidente del Consejo Dominicano de Unidad Evangélica CODUE, informó hoy que la proclamación de la nueva Constitución de la República encuentra al país sumergido en una grave crisis de valores y un profundo estado de descomposición, por lo que considera que esta nueva Carga Magna debe ir acompañada de una campaña de promoción de valores.

Asimismo, Aquino reconoció que  la nueva Constitución que se pone en vigencia a partir del día 26 de enero, contiene aspectos muy positivos para el país, tales como prohibición de la reelección presidencial de manera consecutiva, otorgar al senado la facultad de escoger la terna y elegir los jueces de la Cámara de Cuentas, el aumento de los derechos de los ciudadanos a través de los diferentes dispositivos (plebiscito, recurso de amparo y defensor del pueblo, entre otros puntos.

También consideró altamente positivo la aprobación del artículo 56, que faculta a los pastores evangélicos  a oficiar matrimonios civiles, lo que se constituye en un sólido paso de avance al sistema democrático.

Por otro lado, lamentó que se aprobara la reducción de la independencia de la Suprema Corte de Justicia, la elevación del número de diputados, de 178 a 190, la falta de claridad del artículo XV, en lo concerniente al libre acceso que tendrían los ciudadanos a las playas, ríos y lagos, en virtud de que establece el respeto a la propiedad privada, lo cual de no manejarse adecuadamente podría constituir una limitante.    

El Consejo Dominicano de Unidad Evangélica hace de público conocimiento su disposición de colaborar con todos los proyectos de leyes que fortalezcan el orden colectivo, la paz y la justicia. Creemos que los dominicanos estamos frente a una excelente oportunidad para iniciar un proyecto de nación que en el menor tiempo posible abra oportunidades a las clases marginadas y cierre mas y mas la brecha entre los pocos que tienen mucho y los muchos que tienen poco.

Planteó como urgente el que se apruebe la Ley de Partidos Políticos, la cual garantizaría más pulcritud y transparencia en todo el proceso de campaña electoral que se avecina, la que se convertiría en un muro de contención, al uso indiscriminado de recursos económicos y la influencia de recursos de dudosa procedencia.

Destacó que en medio de un estado confuso y una  sociedad fragmentada urgen señales claras de que es posible encaminarnos hacia una transformación ética, hacia un rescate de los valores morales, hacia una reconstrucción de la esperanza con la promoción de una verdadera revolución ética en la que contemos con instituciones que cumplan con la ley y la apliquen con rigor a todos por igual.