Comunidad sufre por
delincuencia y vías dañadas

http://hoy.com.do/image/article/331/460x390/0/B229F32B-77DD-42E9-ABD9-53B44FD34473.jpeg

POR ODALIS MEJIA
La delincuencia, la corrupción policial, la arrabalización, el deterioro de las calles y la contaminación ambiental mantienen al municipio de Boca Chica sometido en un desorden  que atenta contra la seguridad y el movimiento de los residentes y visitantes de ese polo turístico, según denunciaron moradores y comerciantes de esa zona.

En cuanto a la delincuencia, comerciantes y vendedores del área de la playa acusaron a los policías de actuar en contubernio con los delincuentes, a quienes conocen y les permiten actuar impunemente.

“Nosotros en días pasados agarramos un ladrón que estaba atracando a un italiano y lo llevamos al cuartel y antes de una hora estaba suelto y pasó burlándose de nosotros y volvió a agredir al italiano”, expresaron varios miembros del Sindicato las Arenas, que agrupa a vendedores de la playa y que omitieron sus nombres por temor a represalias de parte de los agentes.

Dijeron que uno de los factores que inciden en la componenda de agentes y delincuentes es que muchos policías llevan años de puesto en Boca Chica porque esto representa buenos beneficios para ellos.  Denunciaron además  que algunos agentes se dan a la tarea de “fichar” por cuenta propia a algunos vendedores que no les son gratos o no les pagan “peaje”.

Esa denuncia es corroborada por el presidente de la Asociación de Comerciantes del Polo Turístico, Raúl Valette, quien informó que esa entidad solicitó al director de la Policía Turística (Politur) cambiar el personal bajo su dependencia debido a que muchos de éstos son corruptos.

“El personal de Politur tiene un desorden aquí en contubernio con los ladrones y meten piratas a vender de forma paralela a los sindicatos”, indicó al señalar que el director de Politur se comprometió hacer la remoción, hasta ahora no se ha hecho.

Valette manifestó que el plan de seguridad anunciado para Boca Chica sólo se ha limitado a entregar una motocicleta y un radio para el patrullaje, pero no se han incrementado los agentes.

De su lado, el fiscal de Boca Chica, Máximo Suárez, quien tiene apenas un mes en el puesto,  admitió que casi todos los casos de robos y asaltos de esa zona se caían porque los policías no llenaban la actas de registro ni de flagrante delito.

Dijo que tuvo que reunirse con todos los comandantes de los destacamentos e indicarles la obligatoriedad de llenar las actas, ya que casos ni siquiera eran sometidos a los tribunales por carencia de sustentación.

“Si llega un expediente vacío y si apresa un delincuente y si no lo traen con pruebas uno  no se lo puede presentar a los magistrados… a uno le duele tener que despachar un delincuente pero si no hay prueba y lo presentamos al juez lo va despachar”, expresó tras afirmar que esa fiscalía conoce un promedio de 25 casos por día, de los cuales más de la mitad son por crímenes y delitos asociados a la delincuencia.

Señaló además que la aplicación de justicia es difícil en el municipio de Boca Chica porque se trata de una zona que sirve de refugio a muchos delincuentes, lo cual sumado a la falta de agentes y vehículos para patrullar propician más la ocurrencia de hechos delictivos. Dijo que junto a representantes de  organizaciones comunitarias han solicitado al jefe de la Policía Nacional reforzar los diferentes destacamentos de todo el municipio.

LAS CALLES

Casi todas las calles del municipio de Boca Chica están deterioradas debido, en la mayoría de los casos, a las aperturas de zanjas y averías en el sistema de  acueducto que fue inaugurado en mayo pasado por la Corporación de Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CASC).

En muchas calles, incluyendo amplios tramos de la autopista Las Américas,  se originan lagunas por la emanación de agua de forma permanente que a su vez se descomponen, provocando una contaminación y olor pestilente. En algunos casos las aguas han tomado hasta un carril  de la autopista, por lo que los días de gran flujo vehicular se originan largos tapones en el tránsito.

El deterioro de las arterias de Boca Chica hace difícil el desplazamiento de las personas, ya sea  en  vehículos o a pies. La profesora Sandra Basora, residente en la calle Los Rieles y la cual se encuentra intransitable, indicó que allí los filtrantes están tapados, provocando acumulación de aguas mal olientes.

Mientras que Mario Fortunato, residente en la misma vía,  dijo que esa situación tiene varios meses y que aunque el ayuntamiento  inició su solución, aún no se ha resuelto de manera definitiva.

En tanto que Ramón Cuevas, encargado de obras públicas del Ayuntamiento de Boca Chica,  afirmó que sólo pueden mejorar las calles y en algunas construir acercas y contenes, ya que esa entidad carece de recursos para pavimentarlas.

En esta semana se iniciaron los trabajos en algunas calles de los sectores de Andrés y Los Tanquecitos, en lo que se invertirá cerca de tres millones de pesos.