Con 77 años sube al Pico Duarte para hacer realidad sueño junto a sus nietos

Con 77 años sube al Pico Duarte para hacer realidad sueño junto a sus nietos

¿Cuántas veces no escuchaste hablar horrores de lo complicado y retador que es subir al Pico Duarte? La dificultad de su ascenso le ha sacado lágrimas hasta a los más preparados. No es por poca cosa que esta es la montaña más amada, anhelada y a veces hasta temida de toda la región.

Por eso nos ha sorprendido tanto la historia de Doña Dolo, una dominicana que coronó la Cima de Las Antillas a la tierna edad de 77 años. No, no es un error de digitación, es la historia de una abuelita que vivió la “alegría de cumplir un sueño”. A continuación te la presentamos, en las palabras de Thais Herrera:

«Me gustaría compartir contigo una historia de felicidad y logro que aconteció recientemente  en uno de los lugares más hermosos de la República Dominicana. Todo empezó un día a principios de año, en el gimnasio, cuando mi entrenador me pidió que  llevara a alguien al Pico Duarte.

Rápidamente dije que sí, hasta que me indicó que era a su suegra de 77 años, pero que no me preocupara ya que ella entrenaba religiosamente. Yo abrí los ojos sorprendida y le pedí la aprobación médica, la cual obtuvo de inmediato.

Unas semanas después conocí a Doña Dolores, una dominicana que a pesar de su edad, rompiendo paradigmas y dando ejemplo a todos, se encontraba concentrada haciendo sus entrenamientos, como cualquier otro de los miembros del gimnasio.

Planificamos la excursión y llegado el día, salimos junto a sus hijas, nietos y amigos, rumbo a nuestro objetivo, la cumbre de Las Antillas. Doña Dolo (cómo le decimos de cariño) me pidió que quería llegar a la cumbre caminando y yo tuve el privilegio de ser su “Sherpa” durante esta experiencia, caminando a su lado  el trayecto completo.»
No afectaba su ánimo ni la lluvia, ni las piedras sueltas, ni la famosa (mal llamada) Loma del Arrepentimiento… en todo momento se mostraba feliz y agradecida de la oportunidad de vivir esta experiencia junto a su familia.Ella disfrutaba todo, ver la naturaleza, las flores, el sol… No

se quejó en ningún momento, algo sorprendente, ya que la cumbre se encuentra a 3,098 mts sobre el nivel del mar, y el ascenso es por un camino empinado, pedregoso e inestable. Aún así, Doña Dolo no parecía notarlo. Incluso se detenía a esperar a los que venían rezagados.

En el momento de llegar a la cumbre Doña Dolores se mostró emocionada, allí recibió una merecida medalla y, con sus acciones, motivó no solo a sus nietos, sino a todos los que tenemos la oportunidad de conocer su inspiradora historia.»

Publicaciones Relacionadas

Más leídas