Con chispas

http://hoy.com.do/image/article/417/460x390/0/A539A231-A251-4D00-92D3-D53744020232.jpeg

La Quinta Estación. La dinámica cantante del dúo español que en el país goza de gran popularidad, volvió a cautivar al público, principalmente a los varones que el jueves y el viernes llenaron el teatro La Fiesta del hotel Jaragua. Natalia Jiménez desborda pasión en cada una de sus canciones, lo que se suma al carisma y simpatía que proyecta en escena. Contrario a su compañero Ángel Reyero, un guitarrista seco que casi ni sonríe en las actuaciones.

Memo. Señores, y tremenda vitrina que se dio José Guillermo Cortines el pasado miércoles en la fiesta de la revista “People en Español” en la ciudad de Nueva York. No es verdad que si Memo se hubiera quedado en República Dominicana lo hubieran tomado en cuenta para esa gran gala que reunió a importantes figuras del Jet Set internacional. Y ni hablar de la participación que tiene Cortines en la telenovela “El rostro de Analía”, con actores y actrices como Alba Robersí, Elizabeth Gutiérrez, Mara Croatto, Arturo Peniche y Zarick León, entre otros.

Rogar a Dios. Hay que pedirle al Todopoderoso que ilumine la mente de los artistas que se dejan tentar por las drogas y el alcohol. No todos tienen la fuerza de voluntad que ha mostrado un cantante como Fernando Villalona, quien dio un cambio radical en su vida, entregándose a Cristo y dejando en el pasado sus días de tormento y de mala conducta. Hay que rogar a Dios por Alex Bueno y Carlos Manuel “el Zafiro”.

Las alcancías. Miles de seguidoras del cantautor guatemalteco Ricardo Arjona han roto sus alcancías para no perderse la presentación del artista en  República Dominicana. El hombre de “Señora de las cuatro décadas” espera llenar de bote en bote los dos conciertos: el jueves 28 en el Gran Arena de Santiago y el sábado 30 en el Estadio Olímpico de la capital. Como decía la promoción del circo aquel: “allá nos vemos”.

Hablando de Arjona. Dice el cantante guatemalteco que en tiempos difíciles  su música es más que nunca su balsa, es decir, su terapia. Arjona también  aseguró que la cocina es otro de sus relajantes favoritos.