Con chispas

http://hoy.com.do/image/article/420/460x390/0/428EF754-DC7B-4BC0-BE44-C00BF10FBCB0.jpeg

La plancha de Arjona.  El artista guatemalteco de “Si el Norte fuera el Sur” dejó esperando a los periodistas, fotógrafos y camarógrafos ayer en el Estadio Olímpico de la Capital. Aunque el empresario artístico George Nader justificara la ausencia de Arjona alegando que no se dijo que el encuentro era con el artista, la invitación decía claro que se invitaba a una rueda de prensa con Ricardo Arjona a las 11:00 de la mañana. De no ser así, la convocatoria no tendría sentido, y mucho menos a menos de diez horas de su primer concierto.

Silvio Mora es agradecido.  Contrario a otros artistas que después que son famosos cruzan la calle para no encontrarse  de frente con una persona que le diera la mano cuando estaba en “malaria”, el hombre del “Camarón” no olvida a quienes lo ayudaron en sus inicios. Esta semana, Silvio Mora  dijo en el programa “Ha llegado la hora”, con Feliz Vinicio Lora, que su madrina artística es  Milagros Hernández (La Loba). Reveló el merenguero de calle que cuando iba a grabar su primera producción sólo contaba con RD$4,000. El chico no es ingrato.

La bella Idelsa Núñez.  La elegante y apetecible chica del programa “Perdone la hora”  viene con un proyecto propio muy pronto por Telecentro (Canal 13). Idelsa Núñez está en los aprestos de escenografía y otros detalles de un espacio que tendrá un variado contenido donde habrá cocina, entrevistas, informaciones y comentarios. Eso sí, sin dejar a “Perdone la hora”.

Sergio Vargas y Alex Bueno. Estos dos merengueros de los ‘80 regresarán el lunes a la discoteca Platinum, a solicitud de los clientes que fueron testigos de su anterior presentación en ese centro nocturno. “Recibimos un sin número de llamadas para que presentemos nuevamente a estos dos talentosos merengueros,  los cuales aún se encuentran activos y muy solicitados por sus seguidores después de tantos años”,  dijo Tony Thomas, propietario de Platinum Dancing Club. De modo que el lunes habrá un derroche de romanticismo, porque no solo merengue se escuchará y se bailará esa noche, pues los dos cantan boleros.