Con chispas

http://hoy.com.do/image/article/137/460x390/0/F1DA82B3-B444-480A-A531-B43506AD5071.jpeg

Luis Miguel y Araceli Arámbula, ¿Cuál fue el motivo?.    Muchos han sido los rumores de las causas de la separación de Luis Miguel y Aracely Arámbula: que si Luismi no aguantaba a su familia política, que si “El Sol”continuaba con su vida nocturna y sus andanzas femeninas y  “La Chule” no lo soportó…

Que si a Luismi no le gustó que Aracely regresara a trabajar, pues considera que su hijo Miguelito aún está muy pequeño, en fin, que las verdaderas razones de su separación sólo las saben ellos, ¿nos las contarán algún día? Quizás el intérprete de “Por debajo de la mesa” tiene mal dormir.

Cristian Castro y Valeria Liberman, cada quien por su lado.  Aunque lucharon por conservar su matrimonio, nada pudo impedir que Cristian Castro y Valeria Liberman se divorciaran, a pesar de haber procreado dos hijos. Las causas, según consta en la demanda de divorcio, interpuesta por Liberman, son diferencias irreconciliables. La pareja ahora se encuentra en una batalla campal por la custodia de sus hijos. ¡Buena suerte amigos, y continúa el sorteo!

Famosos que no caen en ganchos.   Actores tan apuestos como George Clooney, Leonardo Di Caprio o Benicio del Toro, y cantantes de fama internacional como Robbie Williams y Ricky Martin siguen libres, no están en eso de matrimonio. Comprometidos con su trabajo y en muchas ocasiones con proyectos solidarios. Pican aquí y allí, se han enamorado en muchas ocasiones, se les han conocido multitud de novias o relaciones pasajeras, pero todavía no han dado el sí. Ellos permanecen solteros mientras medio planeta les considera unos galanes irresistibles. Y en estos casos si que no cabe el refrán de que “el amor los junta y el hambre los separa”.

  Los artistas deben cuidar su figura,  pues de eso viven en gran medida. No está bien eso de que el cantante o la cantante admirado (a) por muchos, ande en las calles o en un escenario exhibiendo una barriguita de sargento mayor (pensionado). Dice un refrán que “por la boca muere el pez”. A menos que  se trate de un cantante lírico, algo que impuso el fenecido Luciano Pavarotti y que muchos han seguido.