Con chispas
¿Trompadas después del concierto?

http://hoy.com.do/image/article/477/460x390/0/5BA87A88-6AE4-4D9E-9A91-562A5A455D0D.jpeg

Dicen que  el sábado hubo hasta trompadas después de finalizado el concierto de  Maridalia Hernández en el Palacio de los Deportes, por un encontronazo  entre José Julio  Hernández (hermano de Maridalia) y el empresario artístico Cesarito Suárez, quien al día siguiente (ayer) tenía a Martha Heredia en ese mismo escenario.   Ransés Peralta aconseja a los seguidores  de Maridalia, que si la ven por ahí no se le acerquen si tiene a su lado a Reynaldo Bisonó, el productor del concierto, “para que no pasen  un mal momento, pues ese señor no permitió que me hiciera una foto con una artista tan dulce y sencilla. Que contraste”.

¿Quien dijo?

No es verdad que los cronistas de arte  no bailan. Y el sábado lo demostraron en la fiesta larga y tendida con motivo de la Navidad  que realizó Acroarte en el hotel Lina. Muestra de ello es esta foto donde el propio presidente de la institución hizo hasta dibujos en la pista. Comunicadores como  Carlos T. Martínez, Alcy de la Rosa, Estuardo Arias, Chino Estrella,  Máximo Jiménez y otros no nos dejan mentir. Con decirles, que Fausto Polanco todavía no se ha podido  levantar del estropeo del sábado.

No era para menos

Es  que con esas cinco agrupaciones que amenizaron la “Fiesta de la confraternidad” de Acroarte, no era para menos, desde el mediodía hasta las  7:00 de la noche, donde todos los cronistas se llevaron premios de RD$10,000, RD$5,00 y RD$4,000, además de electrodomésticos y fines de semana. Se bailó de a duro con la música de El Prodigio, El Torito, Toño, Luis Miguel del Amargue y Cherito. Así baila hasta  un cojo.

Los  refuerzos

Además, por si algún cronista no quería bailar, habían varios refuerzos que hicieron su trabajo. Los más destacados en la pista del hotel Lina el sábado fueron Fernando Quezada (presidente de Quepe Tours) y Teodoro Hidalgo (ejecutivo de Empresas León Jimenes). Lo cierto es que este encuentro navideño  fue un motivo más para que los cronistas de arte compartieran con sus compañeros y familiares.