Con Danilo y con Leonel

RAMON NUÑEZ RAMIREZ

Los que ahora intentan descartar al Presidente Leonel Fernández, con miras a los comicios de 2016 porque supuestamente perdería las elecciones, al igual que los que en su momento intentaron descartar al Presidente Danilo Medina bajo el mismo argumento, le prestan un pésimo servicio al partido y al país pues la continuidad de esa organización al frente de la rama ejecutiva del Gobierno depende fundamentalmente de la unidad de estos dos líderes.

Los dominicanos, no solo los peledeístas, debemos sentirnos orgullosos de contar simultáneamente con dos grandes líderes y estadistas consumados, ambos con sus perfiles particulares, ambos con estilos de gobierno diferenciados, también con formaciones y conocimientos acumulados en áreas diferentes, pero sin embargo forjados en la misma escuela, la del Profesor Juan Bosch, y conscientes de sus respectivas responsabilidades frente al país, el partido y la historia.

Cualquier escenario que pueda usted especular con miras a las elecciones de 2016 y más allá, deberán necesariamente contar con el concurso del Presidente Danilo Medina y el Presidente Leonel Fernández.

Vamos a imaginar el escenario de la reelección, que las encuestas sigan mostrando un Danilo Medina en la cresta de la ola y este se sienta tentado a responder el clamor de la voluntad popular. Pues bien, en un escenario reeleccionista, donde el preámbulo debe ser una modificación constitucional, es imprescindible contar con la anuencia, el apoyo y el entusiasmo del Dr. Leonel Fernández, sus legisladores y simpatizantes.

En un escenario donde el Presidente Danilo Medina haga oídos sordos de las proclamas reeleccionistas y opte partir por la puerta ancha, con niveles de popularidad nunca vistos y presto a retornar por esa misma puerta en 2020, entonces en esa situación el Dr. Leonel Fernández sería la carta para una sexta victoria consecutiva. Pero en ese escenario también es imprescindible contar con la neutralidad del Presidente Medina para garantizar un triunfo interno contundente y contar con el soporte del primer mandatario para ganar los comicios en primera vuelta.

Aun más, si alguna circunstancia excepcional saca de juego al Presidente Fernández, cualquiera de los precandidatos, todos con condiciones y capacidades para gobernar, deberán contar con el apoyo del Presidente Medina y el Presidente Fernández para lograr la candidatura y el triunfo en 2016.

En un partido con dos grandes líderes y estadistas, ambos con una obra de gobierno que mostrar, es insensato pretender descartar a uno de ellos; hacerlo es entregar armas a la oposición, que si bien está dividida en la actualidad, podría unirse tan pronto atisbe dificultades en el PLD.

La continuidad en el poder del PLD mas allá del 2016, e impedir que personalidades díscolas y partidos suicidas vuelvan a llevar a la nación por el camino del retroceso, será una función de la unidad y el acuerdo entre Danilo Medina y Leonel Fernández.

Afortunadamente estos grandes líderes y estadistas están contestes con sus responsabilidades ante el país y ante la historia y si en el pasado sus diferencias no fueron obstáculos para trabajar por el triunfo, mucho menos ahora donde la unidad de ambos representan la única posibilidad de la continuidad del progreso económico y social de la nación.

Lamentablemente algunos de sus simpatizantes, que no son capaces de ver más allá de la curva, han intentado en el pasado y el presente establecer una cuña entre ambos líderes. Afortunadamente son los menos y al final del camino, pase lo que pase, se sumarán a la campaña y cosecharán, quizás más que otros leales, los frutos del triunfo.