Con frutos secos, las recetas más navideñas

Los postres, como bizcochos y galletas con frutos secos, son muy consumidos durante la época navideña

Los frutos secos, famosos por su alto grado de vitaminas, fibra y calcio, pueden pasar desapercibidos durante todo el año, pues los dominicanos no son dados a consumirlos sino hasta que llega la época más bonita del año: Navidad.
En diciembre sí que se comen frutos secos. Vienen en las tradicionales canastas navideñas, los vemos en grandes cantidades en los supermercados, los ofertan los vendedores informales, en fin, que en esta temporada aparecen por doquier.
Esta variedad de frutos, que por lo regular son pequeños, con cáscaras duras y sabores penetrantes, son un guillo, en cuanto a gastronomía navideña se refiere. Los más populares son nuez, almendra, avellana o coquito, macadamia y pecana.
Nada mejor que sentarte en la terraza de la casa, coger una piedra, machacar la cáscara de estos frutos y comérselos al instante. Pero en las comidas típicas de la época también se la lucen.
Podemos agregarlos a los arroces, pollos, pavos o piernas de cerdo rellenas, ensaladas o bizcochos. Éstos le dan un toque crocante y delicioso a esta clase de preparaciones.

¿Por qué frutos secos en Navidad? En la antigua Roma las nueces eran un regalo bastante común, en especial eran populares entre los niños, que las consideraban tanto como comestibles y como juguetes. (Los más pequeños solían jugar a las bolitas con ellas). Para los romanos cada tipo de nuez tenía un significado especial, como evitar hambre, pobreza y muerte.