Con Juan Bolívar y la tanda nocturna

Realmente es absurda y descabellada la propuesta del presidente de la Asociación Dominicana de Profesores Eduardo Hidalgo, de eliminar la tanda nocturna en las escuelas públicas, por razones de seguridad.
Al igual que el laureado periodista Juan Bolívar Díaz, hicimos el bachillerato en un liceo nocturno no en la capital, sino en Barahona, y podemos citar centenares de alumnos que por razones de trabajo cursaron estudios en esas mismas circunstancias, incluyendo el ex síndico del municipio Santo Domingo Este, Domingo Batista, y el Lic. Eladio Uribe, encargado de recursos humanos del Central Romana Corporation, entre otras destacadas personalidades de la sociedad dominicana de hoy.
Tuvimos profesores brillantes y ejemplares como doña Carmen Franco y su esposo Don Elino que era el director; Alejandro Melo, Luis Batista, Rafael, Juanita Báez de Piña, el profesor Lebraux, quien en la tanda de la mañana era el director, y que al igual que la decana del magisterio nacional Ivelisse Prats Ramírez de Pérez, mencionada por Juan Bolívar en su interesante artículo, eran verdaderos forjadores de la educación.
Como de manera precisa y convincente señala el cotizado columnista del periódico Hoy, es extraño que una propuesta tan aberrante proceda nada más y nada menos que del presidente de la ADP, sindicato otrora que ha resistido los embates de todos los gobiernos y no ha claudicado en su lucha histórica a favor de sus reivindicaciones.
Tal actitud pudiera calificarse como una expresión de impotencia y desesperación del Profesor Hidalgo ante la desenfrenada delincuencia que azota el país, pero de todas maneras su propuesta es dañina y perturbadora.
Nos sumamos a la oposición firme del periodista Juan Bolívar Díaz a la desafortunada propuesta del Presidente de la ADP.