¿¡Con remolacha!?, es mucho lo que puede hacer

2C_¡Vivir!_24_2A,p01

La remolacha, llamada también betabel, corresponde al grupo de las hortalizas, y es un alimento que merece ser consumido. Es rica en ácido fólico, vitamina C, potasio, sodio, zinc cobre, fibras, calcio, magnesio, hierro, fósforo, yodo y en las vitaminas del grupo B, esenciales para contrarrestar las anemias.
Su sabor dulce la hace agradable al paladar, ya sea utilizada en ensaladas combinadas con otras hortalizas, o bien en zumos, como base para preparaciones de pastel, en risotos, cremas, hamburguesas, paté…
El color rojo-morado de la remolacha se debe a su contenido de flavonoide, que es la betaina, un antioxidante natural que la caracteriza.
El consumo de remolacha es de esos que además de aportar una diversidad de vitaminas y minerales, no producen remordimiento, debido a que contribuye a mantener la figura, ya que su composición es 80 % agua y es baja en grasa.
Si es de los que al pararse frente a los anaqueles de los vegetales y hortalizas no repara mucho en la remolacha, es aconsejable que empiece a hacerlo, porque además de los múltiples beneficios que aporta al organismo lo ameritan.
Esta hortaliza es fácil de conseguir, está prácticamente siempre en el mercado y también permite elaborar fáciles y rápidas recetas con ella, tanto hervida como cruda. Aquí tres de las tantas preparaciones que permite.

Recetas
Hamburguesa
de remolacha

1/2 taza de lentejas ablandada previamente
1 taza de pulpa de remolacha
4 cucharadas de crema de sésamo
4 cucharadas de levadura de uso nutricional
1 cucharadita de comino
Sal y pimienta al gusto
Preparación. Mezclar todos los ingredientes y hacer las hamburguesas con la ayuda de las manos. Si se le quiere dar una contextura más fuerte, le puede añadir a la masa de remolacha un poco de semillas de lino molidas. Colocar las hamburguesas en una bandeja, sartén o pyrex para horno untado previamente con un poco aceite y dorarlas durante unos minutos de cada lado. Se pueden consumir todas el mismo día o llevarlas a congelador para usarlas luego.

Risotto de remolacha

2 remolachas grandes
1 cebolla
1/2 cucharada de ají rojo
1/2 cucharada de ají verde
1/2 puerro
1 ramita de apio
1 zanahoria
1 1/2 tazas de arroz
1/2 taza de vino blanco
Caldo de pollo
2 tazas de habichuelas blancas
Perejil y huevos picados
Sal
Pimienta a gusto
Preparación. Hervir las remolachas enteras hasta que se ablanden. Cuando estén cocidas, pelarlas, lavarlas y procesarlas junto a unas gotas de aceite de oliva y una pizca de sal. Luego, formar una crema y reservar. Por otro lado, picar todas las verduras (cebolla, puerro, apio, ajíes), rallar la zanahoria y rehogar en una sartén grande con un poco de aceite de oliva. Una vez estén listas las verduras, agregar el arroz para que se hidrate con el fondo del caldo del rehogado hasta sofreír a fuego bajo y revolver de vez en cuando. Agregar el vino blanco, dejar que se evapore el alcohol y agregar las especias y el caldo necesario para que se cueza el arroz. Ir echando caldo según se requiera hasta que el arroz esté en su punto. A seguidas, incorporar el puré de remolacha e integrar bien en toda la preparación para el color quede uniforme. Poner el fuego a mínimo, y por último echarle las habichuelas previamente hervidas, rectificar la sal, remover de nuevo, dejar que termine la cocción, y listo. Se pude servir en un plato con huevo y perejil picado (para aportar color) y queso rallado.

Paté de remolacha

200 gramos de semillas de girasol
150 gramos de remolacha
Un chorro de limón
Sal marina
1 cucharadita de comino
Preparación.
Mezclar todos los ingredientes, batirlos hasta tener una textura suave. En caso de no tener batidora de velocidades potentes, puede rallar la remolacha para que sea más fácil de lograr la textura adecuada y listo, se puede comer con galletas, casabe, palitos de pan…