CONATRA: desorden e inseguridad en el transporte es culpa de la OPRET

transporte publico

La Confederación Nacional de Organizaciones de Transporte (Conatra) acusó hoy  a los funcionarios de la Oficina para el Reordenamiento del Transporte (Opret) de ser responsable del desorden y de la inseguridad en el transporte público de pasajeros en el gran Santo Domingo.

Afirmó que la  Opret no cumple con lo establecido en el Decreto 477-5, que creó ese organismo del Estado para dar respuesta a la situación de más de 2.7 millones de usuarios en esta demarcación.

Antonio Marte, presidente de Conatra,  declaró que el artículo ocho del referido Decreto, que creó la Opret, suspendió el otorgamiento de nuevos permisos para operar servicios de transporte público en el Distrito Nacional  y en la provincia Santo Domingo.

Dijo que es faculta a la Opret a reglamentar el procedimiento de concesión de los permisos de operación que regirán estas demarcaciones hasta que se establezca la Autoridad Autónoma y Única del Tránsito y Transporte.

Marte apuntó que  la Opret, pero no cumple con la misión para la cual fue creada, a pesar de la expansión urbanística, el elevado comercio y  las crecientes industrias en el gran Santo Domingo.

Sostuvo que el avance comercial   ha requerido de un servicio de transporte para el desplazamientos de los miles de usuarios nuevos en labores, pero  al estar los transportistas del sector impedidos de ofrecer el servicio,  los espacios han sido aprovechados por los llamados carros piratas.

Destacó que dichos  están invadiendo gran parte de los corredores de la ciudad, siendo aprovechados también por delincuentes que se infiltran con el propósito de atracar y despojar a los usuarios de sus bienes, ya que se ven precisados a abordar  vehículos que no están reglamentados.

Marte consideró que esa situación de desorden y de falta de organización y de regularización del transporte público ha incidido en un gran incremento y congestión del tránsito vehicular en los principales corredores de la ciudad capital y del interior del país.

Precisó que la falta de política adecuada y de aplicación de normas y de regulaciones en el proceso de los servicios de transporte urbano de pasajeros, en el área metropolitana de la ciudad de Santo Domingo.