Guicho Pichardo

A1

Es difícil escribir notas alegres, reseñando las actividades del fin de semana largo (President Day) en Nueva York, cuando llega una noticia adversa que nos traspasa el alma. Guicho Pichardo, una figura notable del arte y la comunicación, falleció la mañana del lunes.
Fue uno de esos personajes de tan buen vivir que uno hasta no se los llega a pensar inanimados e inertes. Ni fuera del panorama vespertino de su hábitat la zona colonial. De esos seres maravillosos que todavía a los 70 siguen teniendo un sueño, un proyecto en carpeta. Porque para hombres trabajadores y llenos de ilusión, como él, la misión no tiene retiro ni retaguardia.
En los 70, recuerdo que Guicho fue una de mis inspiraciones en Radio Cristal, me permitía la entrada a la cabina para que presenciara su desenvolvimiento y la técnica de ese medio tan poderoso. Siempre jovial, respetuoso y conocedor de quién es quien en el negocio.
Se siente como el soldado que ve reducirse el pelotón. Pero, hay que continuar eligiendo el modo de aligerar el duro peso que nos deja la partida de un ser querido y analizar por dónde seguir con el “arma” al hombro.
Para descartar obstáculos, y todos entender que mientras más rápido pasa el tiempo es cuando más hay que ir soltando indumentarias. Descanse en paz, Luis Lizardo Pichardo “Guicho”.