Cónclave se reúne para elegir Papa

http://hoy.com.do/image/article/49/460x390/0/73E4E8A8-CE1C-47B1-BC02-5C80F30031FE.jpeg

CIUDAD DEL VATICANO (EFE).- 115 cardenales procedentes de 52 países son los encargados de elegir a partir de mañana al sucesor de Juan Pablo II, en un cónclave en el que Europa es dominante, con el mayor número de purpurados electores, 58.

Aunque el Colegio Cardenalicio, el llamado “club más selecto del mundo”, está formado por 183 purpurados, sólo 117 pueden elegir Papa, ya que una normativa vaticana contempla que sólo pueden entrar en la Capilla Sixtina -lugar de la elección- los cardenales con menos de 80 años.

Los octogenarios, que son 66, no pueden votar, pero sí pueden ser elegidos Papa, al igual que cualquier varón bautizado con pleno uso de razón, al que la legislación canónica sólo impone el que tenga que ser consagrado obispo en el caso de que no lo fuera.

Visto que dos cardenales electores, el mexicano Adolfo Antonio Rivera Suárez, arzobispo emérito de Monterrey, y el filipino Jaime Sin, arzobispo emérito de Manila, no participarán en el Cónclave por estar enfermos, serán 115 los que elegirán al 265 Papa de la historia de la Iglesia.

Por continentes, 58 cardenales electores proceden de Europa, 20 de América Latina, 14 de América del Norte, 11 de Africa, 10 de Asia y dos de Oceanía.

Por países Italia es el que más aporta al Cónclave, con 20 cardenales electores, seguida de Estados Unidos con 11, España y Alemania con seis cada uno, Francia con cinco y Brasil, con cuatro y México, Colombia y Polonia con tres.

Hasta ahora los italianos dominaban por número el Colegio Cardenalicio, pero a lo largo de los consistorios de Juan Pablo II el Papa polaco potenció las iglesias de Latinoamérica, de la Europa del Este y de Africa y Asia con el objetivo de que el “club más selecto del mundo” fuese la verdadera representación de la universalidad de la Iglesia.

Juan Pablo II siempre vio en América Latina el territorio de la esperanza de la Iglesia Católica y también estaba convencido de que ésta se juega allí gran parte de su futuro.

Por eso, desde el comienzo de su pontificado expresó siempre su preferencia por ese continente. Ello le llevó en su octavo consistorio de febrero de 2001 a potenciar esa iglesia joven con el nombramiento de once nuevos cardenales iberoamericanos.

Nunca hasta entonces un Papa había creado en un sólo consistorio un número tan amplio de cardenales iberoamericanos y ello fue interpretado no sólo como el reconocimiento a la zona donde se concentran la mitad de los católicos del mundo, sino también como una señal de la atención que el Vaticano presta a la Iglesia de esos países, progresista en muchos casos, pero siempre fiel a Roma. Visto que América Latina está presente con 20 cardenales, los observadores vaticanos vaticinan que el próximo Pontífice puede hablar español o portugués y que el “eje” Curia-hispánicos será decisivo en el Cónclave.

En ese contexto, en todas las “quinielas” de papables aparecen los nombres del cardenal hondureño Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga; del brasileño Claudio Hummes, del argentino Jorge Bergoglio, del mexicano Norberto Rivera Carrera y del chileno Francisco Errazuriz.

Además de los anteriores, las “quinielas” de “papables” hispanos incluyen también a un “peso” importante de la Curia: el colombiano Dario Castrillón Hoyos, hasta ahora presidente de la congregación para el Clero, considerado un “tradicionalista”. De los 115 cardenales electores, 22 pertenecen a órdenes religiosas.

Cuatro son franciscanos, entre ellos el español Carlos Amigo Vallejo y el brasileño Claudio Hummes; tres son jesuitas, entre ellos el argentino Jorge Bergoglio y el italiano Carlo María Martini; y tres salesianos, entre ellos el hondureño Rodríguez Maradiaga.

De los 115 electores, sólo dos no fueron creados cardenales por Juan Pablo II: el alemán Joseph Ratzinger, que lo fue por Pablo VI y el estadounidense William Baum, que también lo fue por el papa Montini.

En el Cónclave también participan cardenales que cuentan con el apoyo de importantes grupos religioso y de laicos. Así, el cardenal mexicano Rivera Carrera es muy cercano a los Legionarios de Cristo y el Patriarca de Venecia, Angelo Scola, a Comunión y Liberación. El Opus Dei cuenta con dos cardenales electores, el curial español Julián Herranz y el peruano Juan Luis Cipriani.